Tierra del Fuego mejora en calidad educativa

A pesar de que todos los años crece la cantidad de paros docentes, y llueven las quejas de padres por el aprendizaje de sus hijos, la provincia se consolida como uno de los seis distritos con mejor calidad educativa del país. Al menos eso resulta de los datos que aporta un relevamiento realizado por la Fundación Centro de Estudios en Políticas Públicas (Cepp) sobre la última evaluación nacional de calidad educativa, que data del 2007.
El Ministerio de Educación de la Nación dio a conocer los resultados del Operativo Nacional de Evaluación del 2007, que se tomó ese año, donde se puede visualizar la situación de cada provincia respecto a cuánto aprenden los chicos en las asignaturas matemática y lengua. El muestreo se realizó entre alumnos de tercer y sexto grado, y de segundo año y comparó los resultados obtenidos en 1997, 2005 y 2007.

De ese modo se observó la evolución de la calidad educativa lo largo de diez años. El Centro de Estudios en Políticas Públicas (Cepp) analizó los datos y demostró que Tierra del Fuego, se mantuvo estable entre las seis con mejor calidad junto a Capital Federal, Mendoza, La Pampa, Santa Fe y Río Negro.

Los resultados, conocidos dos años después, permiten comparar las posiciones en que se ubicaron las provincias con respecto a mediciones anteriores, y demuestran cómo el deterioro más importante está en los grandes centros urbanos.

En el área de lengua, en alumnos de tercer grado, la calidad educativa escaló de manera significativa a lo largo de las últimas tres evaluaciones. Nuestra provincia se ubicó décimo octava en el 97, en el cuarto en el 2005 y subió al tercer lugar en el 2007. En cuanto a matemáticas, se observó que en el 97, Tierra del Fuego ocupaba el décimo sexto, en el 2005 el octavo lugar y en el 2007 quedó en el séptimo lugar.

En los cursos más altos se ven movimientos similares. En segundo y tercer año del secundario en el 97 los fueguinos ocuparon el décimo segundo lugar, en 2005 subió una posición, y en 2007 ascendió al séptimo. Mientras que en matemáticas también se mejoró, en el 97 se ubicó en el décimo quinto lugar, en 2005 el décimo cuarto, y en la última evaluación el noveno.

Privadas y Públicas

Cuando se mide lo que aprenden los chicos, las escuelas públicas y las escuelas privadas parecen estar cada vez más lejos, separadas por una distancia que también diferencia a algunas provincias de otras y que no cede a pesar de la inversión del Estado en educación.

Según los datos del Operativo 2007, los alumnos de escuelas privadas patagónicas que alcanzan un nivel alto en Lengua y Matemática le llevan una buena diferencia, según el grado, a los de escuelas estatales. La brecha se profundiza aún más en el nivel secundario donde se duplica esa distancia.

El análisis de los datos realizado por CEPP advierte sobre las distancias entre escuelas públicas y privadas. En Lengua de 6° grado de las escuelas patagónicas, por ejemplo, el 24,6% de los chicos de escuelas estatales alcanzó nivel alto, pero lo hizo el 45% de los de escuelas privadas. Menor fue la diferencia en Matemáticas de 6° grado: tuvo nivel alto el 28% de los chicos en escuelas estatales, y casi el 46% en privadas.

En el nivel secundario se profundiza el fenómeno: en Lengua alcanza nivel alto el 15,4% de los chicos de 2º y 3° año de escuelas estatales y el 37,4% en privadas. Mientras que en matemáticas sucede lo mismo con el 8,6% de los estudiantes secundarios estatales contra el 28% privados.

Mayor profundidad

Así como se observan casos de provincias que aumentaron el deterioro, los resultados del Operativo de Evaluación 2007 muestran que se mantiene de un modo sustentable la mejora en el ordenamiento de San Luis, Tierra del Fuego y La Pampa.

Sin embargo, el informe del CEPP evalúa que «sería interesante encontrar algunas explicaciones respecto de las razones de la mejora de estas jurisdicciones, en términos de buenas prácticas que pudieran utilizarse para pensar las estrategias en otras provincias. Las mismas merecerían en un estudio de mayor profundidad con el objeto de comprender las razones que explican la mejora consistente en los resultados».

Pero el hallazgo más importante para el CEPP tiene que ver con los problemas técnicos de la presentación de los resultados. En 2003 se dejó de evaluar el porcentaje de respuestas correctas para medir el logro de un nivel «alto», «medio» o «bajo», pero la definición de esas categorías se modificó este año. Hay caídas y recuperaciones abruptas de algunas provincias que no se explican.

Además, «no aparecen señalados contenidos ni competencias sobre los cuales sería necesario trabajar para que los alumnos mejoraran sus aprendizajes», aporta el CEPP. «Así presentada, la información no sirve ni a maestros y directores ni a políticos e investigadores, remarcan.

Comentá la nota