Tierra del Fuego adhirió a la reforma penitenciaria democrática

La gobernadora Ríos suscribió el convenio adhiriendo a la nueva política nacional en materia penitenciaria, enfocada desde los derechos humanos. La iniciativa considera que la privación de la libertad del preso no implica la pérdida de los demás derechos como ciudadano. El acuerdo contempla brindar prevención sanitaria y contención a la familia del recluso, a los agentes penitenciarios y al detenido luego de cumplir su condena.
RÍO GRANDE.- En un acto encabezado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la gobernadora Fabiana Ríos firmó la adhesión de Tierra del Fuego a la Primera Reforma Penitenciaria Democrática para el Bicentenario.

Junto a Salta, Mendoza y Buenos Aires, es la primera provincia en sumarse a esta iniciativa que establece un criterio innovador en materia de política carcelaria, partiendo de considerar al condenado como privado sólo de la libertad pero no de los demás derechos establecidos por la Constitución Nacional y la legislación vigente.

En la ceremonia participaron, además, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, los gobernadores de las provincias de Mendoza, Celso Jaque, y Buenos Aires, Daniel Scioli, el vicegobernador de Salta, Andrés Soto, y los ministros de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, de Justicia, Julio Alak, y de Salud, José Luis Manzur, una delegación de las Madres de Plaza de Mayo y el titular del CELS, Horacio Verbitzky.

Los criterios contenidos en este cambio de orientación penitenciaria fueron elaborados con la participación de destacados especialistas, como Eva Giberti, organizaciones de derechos humanos y no gubernamentales, y entidades religiosas poniendo especial énfasis en la necesidad de brindar cobertura médica y social a la familia del recluso.

Comenzó a aplicarse en 2008 a nivel del Sistema Penitenciario Federal. Los pasos implementados, que ahora se extienden a estas cuatro provincias, incluyen una política preventiva sobre el SIDA y la creación de un 0800 para atender todas las inquietudes en la materia, sobre enfermedades infectocontagiosas, tuberculosis, oculares, salud sexual y mental. Además, prevé la creación de una oficina interministerial para articular políticas y propender a la responsabilidad social empresaria para brindar apoyo a la persona que recupera la libertad.

En su discurso, Cristina hizo mención a una visita que efectuó al Presidio de Ushuaia antes de que fuera reconvertido en museo y recordó las sensaciones que le produjo imaginar las condiciones penosas en que se desenvolvía la vida de los reclusos, y señaló que la reforma viene a poner de manifiesto "el respeto a los derechos civiles y a la condición humana".

"Tuvimos una historia carcelaria y hoy estamos cambiando esa historia", sostuvo, y finalmente planteó que "la forma de superar esta historia se logrará combatiendo la desigualdad social garantizando trabajo, salud, alimento y educación".

Comentá la nota