Tierno admitió que no pudieron notificar a Tomaso

El destituido jefe comunal de Santa Rosa, Juan Carlos Tierno, admitió ayer que, en su momento, la comuna no pudo notificar personalmente a Héctor Rubén Tomaso de la resolución que disponía suspender y retener por ineptitud su licencia de conducir.
La medida, rubricada por él mismo el 8 de febrero del año pasado, era una reacción al procesamiento que la justicia le había aplicado al vecino por homicidio culposo, luego que arrollara y matara a la adolescente Lucila Belén Martín en octubre de 2007.

El artículo 2º de la Resolución en cuestión, la Nº 76/08, disponía que Tomaso debía ser notificado personalmente. Tierno afirmó que fue imposible hacerlo puesto que nunca lo encontraron en la casa o, por lo menos, no los atendió cada vez que acudieron. Sin embargo, el abogado santarroseño -que recibió a la prensa por la tarde en su estudio de la avenida España- afirmó que la resolución siempre estuvo firme y que los inspectores de Tránsito debían hacerla cumplir si lo encontraban conduciendo.

"Esa medida fue operativa en forma simultánea con el dictado de la resolución, tal cual lo dice el artículo segundo expresamente, con independencia que la misma haya sido o no notificada al individuo", argumentó.

En ese sentido, el ex candidato del PJ, ahora enrolado en Pueblo Nuevo, no se privó de cuestionar a las actuales autoridades municipales, encabezadas por el intendente Francisco Torroba (Frepam), y a las de la intervención que siguió a su destitución. "Los posteriores funcionarios con estadía en el municipio no la han derogado, pero tampoco la han hecho cumplir", afirmó.

"Si este individuo fue localizado en conducción de un vehículo, lo que corresponde es haber iniciado en forma inmediata una causa (...) del propio municipio, en virtud de que se incumplió una resolución y este individuo no estaba habilitado para conducir", planteó.

El 9 de febrero de 2008, el boletín municipal de prensa informó: "También manifestó el intendente (Tierno) que se dispondrá el retiro de la licencia de conducir otorgada por la Municipalidad de Santa Rosa a toda persona que por un siniestro de tránsito sea procesada judicialmente, por haber causa lesiones y /o muertes a otras personas, habiéndose cumplimentado ya el primer caso respecto al señor Héctor Tomaso, quien conduciendo una máquina en la zona urbana produjo la muerte de la niña Lucila Martín".

Pero en la comuna no hay ninguna constancia administrativa de esa quita y hasta el propio abogado de Tomaso, Walter Díaz, afirmó que "jamás le quitaron el carné, ni durante el período de Tierno, ni posteriormente". Tierno sostiene que el retiro debía hacerse efectivo si los inspectores lo veían conduciendo, cosa que durante su breve gestión, no ocurrió, según planteó.

Tomaso fue condenado hace 15 meses por la Cámara en lo Criminal 2 a tres años de prisión efectiva y ocho años de inhabilitación. Ese fallo no está firme -el abogado de los padres de la menor, José Mario Aguerrido, afirmó lo contrario- porque el Superior Tribunal debe resolver si corresponde o no la prisión efectiva. El imputado fue fotografiado el lunes por un reportero gráfico de LA ARENA cuando conducía una camioneta Ford por Villa Parque.

Comentá la nota