No tienen a quién venderle los repuestos de aviones

No tienen a quién venderle los repuestos de aviones
Río Negro dejó sin efecto el llamado a interesados. Admiten que la tecnología de Sapse es obsoleta.
VIEDMA (AV).- El gobierno rionegrino decidió dejar sin efecto el llamado a venta de repuestos y aviones que pertenecieron a la empresa estatal Sapse como consecuencia de la falta de interés del mercado aeronáutico.

Así lo hizo saber el secretario de Empresas Públicas, Gabriel Savini, tras una consulta de este medio en torno a esa compulsa.

Indicó que el sector está saturado de repuestos, existe mayor tecnología y un abaratamiento de los precios internacionales.

Frente a esta situación, mencionó que se evalúa como alternativa recuperar el parque para la propia provincia ya que se mantiene la propuesta de reconstituir un avión Metro III para utilizarlo en servicios de emergencia sanitaria.

Empresas Públicas había decidido extender al 16 de julio próximo la compulsa del parque aéreo.

La base para el primer rubro -es decir repuestos de aviones Metro- se fijó en 145.000 dólares y 100.000 para el Turbocommander de seis plazas que están guardados en hangares del aeropuerto Gobernador Castello. Los aviones Metro estuvieron en operaciones en la década del 90, luego de lo cual se decidió privatizar las rutas hasta que un inversor privado conformó Sapsa que comenzó a cumplir trayectos entre Viedma y Bariloche, pero nunca aceptó hacerse cargo de los aviones.

El objetivo de la venta era el cumplimiento de un nuevo paso administrativo en el proceso de liquidación de la ex empresa aérea provincial.

Se tenía proyectado que con los fondos logrados con la comercialización de estos remanentes servirían para realizar una propuesta de pago a los acreedores verificados en la operatoria de liquidación. El registro abierto el año pasado inscribió a una decena.

Hasta ahora, la liquidadora Ana María Araya verificó saldos en rojo por unos dos millones de pesos. La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) reunió aspiraciones de casi 820.000 pesos.

Unos 360.000 fueron exigidos por la Fuerza Aérea en concepto de alquileres de oficinas en Bariloche y el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery que la empresa usó para la venta de pasajes. El proceso de convocatoria demoró varios años.

Esta es la segunda vez que fracasa ya que en junio pasado se había pasado para el 16 de julio la compulsa.

En su momento, Savini justificó la decisión para que haya más tiempo y puedan competir en la licitación privada la mayor cantidad de oferentes posibles.

Otro de los argumentos está relacionado con que hasta el momento no hubo interesados, y por lo tanto, se dispuso extender la convocatoria a empresas del exterior.

Sólo hubo algunas consultas; y más precisamente, por interesados extranjeros en llevarse el Turbocommander, para reciclar.

Comentá la nota