Tiene un proyecto para la Aduana

Tiene un proyecto para la Aduana
El vicegobernador hizo dos viajes en 48 horas para agilizar el plan que permitiría cruzar la frontera sin demoras. "El problema lo he sufrido desde siempre", dijo. El Gobierno realizó gestiones formales.
Un proyecto de verano impulsado por el vicegobernador Cristian Racconto pretende una tarjeta magnética para cruzar a Chile. Entre el lunes y el martes, el vicegobernador tuvo reuniones para acelerar la implementación del sistema que permitiría digitalizar el trámite en el límite fronterizo.

Se trata de una tarjeta con un microchip que contiene la información personal que requiere Migraciones y Aduana para cruzar la frontera. Con este mecanismo, que requiere una baja inversión, los pasajeros no tendrían ni siquiera que bajarse del auto para hacer el trámite. Con tan sólo pasar la tarjeta a una empleado, que tendrá un celular con bluetooth, se leerá la información cargada en la tarjeta por el propio usuario. Así es como se estima que funcionaría el sistema.

La información de los menores iría cargada en la tarjeta del jefe de familia y las autorizaciones para que un menor salga sin uno de sus padres también estaría digitalizada. Es un sistema similar al que se utiliza con el pasaporte electrónico en la Unión Europea, que además se ha puesto en funcionamiento en el sur del país para agilizar el tránsito en dos pasos fronterizos de Tierra del Fuego.

El objetivo fundamental es agilizar el flujo en el paso fronterizo, tanto en el movimiento turístico entre Mendoza y Chile como en el transporte de cargas.

Institucionalmente, el Gobierno de Mendoza planteó el tema a mediados del año pasado y en setiembre hubo un intento por incluirlo en una reunión binacional. Racconto sostuvo que "sin desmerecer esos intentos, hace falta hacerlo lo más rápido posible".

Si bien negó que esta iniciativa se esté realizando a espaldas del Poder Ejecutivo, Racconto quiso ponerle su impronta. Por eso, el lunes se reunió con el intendente de la Región de Valparaíso, Iván de la Maza, y firmó un convenio para implementar una tarjeta magnética personal e intransferible, que reducirá los tiempos de estada en los controles aduaneros y policiales. Luego, al día siguiente se trasladó a Buenos Aires y presentó el pedido formal en la Dirección Nacional de Migraciones.

El vicegobernador se mostró enérgico y expeditivo, porque sostuvo que el problema de las demoras "lo he sufrido históricamente y vengo viendo que a pesar de la implementación del Programa Codo a Codo no se ha resuelto".

Pese a que reconoció que desde el Gobierno se han hecho gestiones, Racconto subrayó que fue él mismo quien le pidió al gobernador que incluyera el tema en la agenda binacional del Comité Mixto Integrador. Es por eso que el tema se planteó. Pero también destacó que pese a que este es un problema histórico nunca se había hecho un pedido formal en la Dirección Nacional de Migraciones.

Ahora resta que se le dé el visto bueno, luego debe hacerse la consulta a Cancillería y trabajar en la articulación con Valparaíso, porque el beneficio incluye a los habitantes de ambos ciudades.

"En la reunión de ayer (por el martes) les pedí a las autoridades de Migraciones que resuelvan el tema lo más rápido posible. Voy a estar encima, me voy a poner firme, porque la lentitud en el paso si bien no es un problema que institucionalmente le corresponda a Mendoza, la gente relaciona la dificultad con el Gobierno de Mendoza. Por eso, tenemos que dar una respuesta", reconoció.

El próximo paso, luego de que se tome la decisión política de aceptar el proyecto, sería la implementación de una prueba piloto, explicó el vicegobernador.

El costo no será grande

Según los cálculos estimados por el vicegobernador, el sistema no requiere de grandes inversiones para su puesta en marcha. Para el inicio del sistema se necesitan unos $150.000 para la adquisición del software y luego se prevé un gasto mensual de unos $50.000.

El sistema de tarjeta magnética para agilizar el tránsito en los cruces fronterizos se ha aplicado o se ha intentado aplicar en otros puntos limítrofes de Argentina con Chile y con Paraguay.

Se han realizado intentos por aplicarlo en la provincia de Santa Cruz para agilizar el tránsito entre las localidades de Río Turbio (en el lado argentino) y Puerto Natale (en el lado chileno) y también en Tierra del Fuego, para ser utilizado en el Paso San Sebastián e Integración Austral.

En el norte del país se hicieron gestiones para agilizar el tránsito entre Misiones y la localidad paraguaya de Itapúa. Pero no han prosperado porque requieren inversión y acciones conjuntas por parte los países implicados.

¿Qué es la tarjeta magnética?

La tarjeta magnética trabaja con el sistema de lectura ICAU, un código de barra que contiene todos los datos de la persona.

Es el mismo que se utiliza en varios países del mundo y que tiene la Policía Federal en cédulas y pasaportes argentinos.

La tarjeta contiene un microchip con los datos filiatorios y de identificación de la persona (puede incluir impresión digital, fotografía, historia clínica).

Si bien el valor agregado del uso de la tarjeta es la practicidad, también hay que garantizar la confiabilidad, integridad y autenticidad de los datos incorporados, que no podrán ser modificados. Las empresas e instituciones que la adopten deberán estar comprendidas en las normas internacionales de calidad y de protección de los datos personales de los individuos que la porten.

Cómo se usaría

Sin demora. El pasajero no tendría que perder tiempo para realizar los trámites en varias ventanillas.

Se despapeliza el trámite. Ya no sería necesario llenar formularios ni llevar la documentación que ahora se exige (partidas de nacimiento, acta de matrimonio, entre otras).

Bajarse del auto. Sí será necesario bajarse del auto para que se practique el control fitosanitario, que en Argentina lo realiza el Senasa y en Chile está a cargo del Servicio Agrícola Ganadero (SAG).

El viajero pasará la tarjeta de todos los integrantes del vehículo.

Se lee a través del celular y se coteja la información en línea con la base de datos.

El sistema será optativo y el usuario se hará cargo de comprar la tarjeta. El monto aún no ha sido estimado.

Comentá la nota