No tiene un pelo de zonzo

Gómez sabe que su pase no hizo barullo, que se ganó al hincha en el debut y que debe tener los pies en la tierra.
Su desembarco en Independiente casi que pasó desapercibido. Apareció silbando bajo, bien bajito. Tal vez, lo que más llamó la atención fue que había sido separado del plantel de Independiente Rivadavia de Mendoza por una discusión con el técnico Teté Quiroz. Pero Martín Gómez habló en la cancha y dejó en claro que no quiere estar en el Rojo de paso. "Cuan­do llegué no hubo mucho ruido como en cualquier otra negocia­ción, y más aún porque venía de un equipo del inte­rior... Pero, hoy, más que nunca, tengo que mantener los pies en la tierra y seguir trabajando para tener un lugar entre los once. Este es un grupo que se rompe el alma en toda la semana para hacer lo mejor. Y yo traté de dar todo. No tengo palabras para explicar la felicidad que siento", explica este delantero de 26 años después de haber cautivado a los hinchas.

Es más, se comenta que cuando terminó el partido con Godoy Cruz, en el vestuario de Independiente sus compañeros repitieron el "Pelado, Pelado..." que minutos antes había bajado de la popular, aunque él no quiera blanquearlo: "Puede ser, je. Pero lo más im­portante es que fue todo ale­gría. Estábamos todos muy contentos por haber ganado". Tanta felicidad como la que generó que el Burrito Ortega se lo haya recomendado al Tolo. "Sabía que Ariel quería llevarme a Ri­ver y que Gorosito había di­cho que no me iba a tener en cuenta. Pero cuando me enteré que había hablado muy bien de mí... A él le debo estar hoy acá".

Comentá la nota