Tiene otro hijo.

ESPAÑA / BARCELONA 3 - ATLETICO MADRID 4: El Kun Agüero le dio la victoria sobre la hora al At. Madrid y volvió a convertirle al Barsa de Messi.
Benjamín Agüero Maradona nació a las 19.02 de España el miércoles 18 de febrero y pesó 3,660 kilos. El fue el primer heredero de Sergio y de Gianinna. Y el domingo 1 de marzo también quedará grabado como un día histórico para el Kun, no sólo porque por primera vez salió a la cancha con Benja en sus brazos, además tuvo a su segundo hijo: el Barcelona, equipo al que ya le metió cinco goles (en seis partidos) y al que más le convirtió en su carrera (detrás vienen el Recreativo, al que le hizo cuatro, y Racing, el de Avellaneda, al que le gritó tres veces). ¿El peso? De los equipos más pesados del mundo. ¿Medida? Cuatro puntos, que son a los que quedó el Real Madrid de los catalanes gracias a la pared de Agüero con Maniche, al choque con Puyol y la definición cruzada del argentino, de zurda, que Valdés no pudo detener para la victoria del Atlético, a los 43 del final, ante el Barsa de Messi, Eto'o, Henry...

Detrás del Madrid-Barcelona y de la amistad que los une, estaba el duelo de cracks Agüero-Messi. El Kun, al minuto, desperdició la primera clarísima: Maxi Rodríguez lo dejó de frente con Valdés, el Kun la picó y pegó en el lateral de la red. Lionel, en cambio, en su primera aparición se mandó una genialidad para el 2-0 de la visita. Forlán les dio vida a los Colchoneros con un zapatazo para ir al descanso; y Aguëro, a la vuelta, los resucitó (antes había tenido otra buena que le tapó Valdés).

Indicios del malestar que tenía el Kun por el reemplazo contra el Porto, por la Champions, no había. O si lo hubo, se borró con su primer estallido, cuando Márquez falló en el despeje, Sergio la controló, pisó el área y la cruzó lejos del alcance de Valdés. El árbitro colaboró con el Atlético con un penal que no existió (antes le había anulado un gol de Heitinga por un offside que no fue) y Forlán facturó para el 3-3. Quedaba más. Quedaba el final del Kun. La explosión total. Avisó primero, pero se trastabilló con Puyol y Márquez. Segunda advertencia: Pablo lo dejó solo con Valdés, pero adelantó mucho la pelota y el arquero le ganó en la carrera. Y la tercera, claro, fue inevitable. El parte decía que, cerca de las 21, con Benjamín en el palco, el Kun presenció el nacimiento de su segundo hijo: Barcelona.

Comentá la nota