ATE tiene nuevo secretario luego de que el anterior fuera declarado culpable.

Carlos Gentili asumió el cargo que dejó Ernesto González frente a la Asociación de Trabajadores del Estado. Según contó el flamante titular del sindicato, el alejamiento del ex líder gremial y su adjunto, Oscar Velázquez, se debió a un acto de "generosidad", ya que, "lo decidieron aun cuando no fueron inhabilitados por la justicia".
A menos de dos semanas de terminado el juicio contra la conducción de la Asociación de Trabajadores del Estado, el gremio decidió cambiar al secretario General los culpables en primera instancia de "administración fraudulenta de fondos", no fueran inhibidos para la actividad sindical. El lugar que ocupaba Ernesto González, quedó en manos de Carlos Gentili, secretario pro-gremial hasta hace una semana.

Según detalló el flamante titular de ATE, la decisión la tomó González junto con Oscar Velázquez, el otro condenado por la Justicia. La explicación fue que los ex funcionarios, comprendieron que no permitían el correcto trabajo y prefirieron apartarse. Así lo relató Gentili, que agregó que esa fue una actitud "generosa" ya que no estaban obligados a ceder su lugar.

El juicio se desarrolló durante las últimas semanas de marzo y los denunciantes que llevaron a los dirigentes al banquillo fueron ex empleados de ATE. Paradójicamente, uno de los principales acusadores fue el ex secretario gremial, que trabajaba en la misma área y tenía a su cargo al actual secretario General.

La investigación, que duró siete años y más de dos meses para llegar a juicio, terminó encontrando culpable del cargo de administración fraudulenta a los responsables del gremio pero esa no fue la única pérdida de la Asociación: 18 integrantes del sindicato renunciaron en este tiempo a raíz de la causa.

Gentili dialogó con LA OPINION y relató cómo se dio el cambio en la cúpula del gremio, habló de su nueva función y de los temas en agenda. Adelantó que, a nivel provincial, se decidió un paro de 24 horas para el martes 7 y otro de 48 para el 15 y 16 de este mes. Las jornadas de protesta se realizará en conjunto con los profesionales de la salud (Cicop) y habrá movilizaciones regionales, cortes de ruta y una marcha final a la Casa de la Provincia de Buenos Aires en Capital Federal. Las autoridades del gremio adelantaron que la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) podría sumarse al paro.

-¿Cómo fue el cambio de autoridades?

-Se produjo a raíz del fallo en primera instancia del juicio de ATE. Los compañeros que se vieron afectados, por una cuestión ética y además generosa, lo decidieron aun cuando no fueron inhabilitados por la justicia. Ellos pensaron que tal vez para fortalecer la comisión del gremio era necesario dar un paso al costado, pero siguen colaborando con nosotros, militantes de la agrupación, militantes de ATE, aparte son congresales provinciales. Para cumplir con las normas estatutarias y suplir los cargos vacantes, se consultó al Concejo Directivo Provincial, y la comisión administrativa decidió que el cargo de secretario General fuera ocupado por mi persona, que ocupaba antes la secretaría pro-gremial y que la secretaria general adjunta (cargo que ocupaba Velázquez), sea ocupado por la compañera Leonor Cura, que se desempeña en el Ministerio de Trabajo de la provincia y en ese momento desarrollaba tareas de secretaria administrativa.

-¿Cómo vivió la militancia y la conducción de ATE el juicio al ex secretario general?

-Nosotros lo tomamos con dolor porque entendemos que en este caso la justicia se equivocó, si bien es un caso en primera instancia y los compañeros han apelado esta medida, lo tomamos con dolor porque vemos cómo crece día a día ATE, desde el sueño de la casa propia hasta comprar un predio de cuatro hectáreas y media para hacer un campo recreativo para todos los afiliados. Lo compañeros lo tomaron bien, dentro de todo. Saben que tanto González como Velázquez siguen estando acá, que siguen trabajando, que en la militancia del gremio no ha cambiado nada, seguimos los mismos compañeros de siempre y esperando la apelación. Creemos que fue injusto el fallo, pero los compañeros saben que son valorados, son grandes militantes, y tienen todo el apoyo de la lista verde y de la comisión administrativa.

-Ahora usted ocupa la Secretaría General, es un gran desafío.

-Si, obviamente. Es un desafío complejo. De por sí, la diversidad del Estado es un gran desafío, pero estamos todos en esto, no solamente mi persona sino toda la comisión administrativa que va a seguir trabajando como lo estaba haciendo hasta ahora, defendiendo los derechos de los trabajadores del Estado.

-¿Aunque usted fue nombrado como secretario general, sigue mandando Velázquez?

-No, yo tomo decisiones, soy el secretario general. Aparte los compañeros están separados del cargo, colaboran desde la militancia pero las decisiones son de la comisión administrativa que está actualmente. Ni Velázquez ni González nos dicen qué es lo que tenemos que hacer, ellos están, como están otros, aportando su vasta experiencia en el gremio, que no es poca. No nos olvidemos que González fue paritario nacional, o sea que, es gente muy valiosa, que si necesitamos un consejo se lo vamos a pedir porque son compañeros muy capaces. Ahora, las decisiones en la comisión administrativa las tomamos nosotros.

-¿Cómo fue para usted pasar de secretario pro-gremial a secretario general?

-El pro-gremial y el gremial son los que llevan adelante las políticas de mejora para los trabajadores. De todas maneras ya había sido gremial en otra oportunidad, y siempre fui de ATE desde 1989, después tuve un receso por cuestiones personales. Estuve en las luchas duras contra el neoliberalismo, nos tocó militar fuertemente, estábamos más en la calle que en la seccional, porque estábamos movilizados en forma permanente. Así que no es nada nuevo en ese sentido. Este es un cuerpo colegiado, pero más allá de los cargos, trabajamos todos para el mismo lado. Seguramente que la responsabilidad es otra. Cuando uno es secretario gremial está en lo suyo y ahora es estar al frente de una seccional que no es fácil, pero para eso estamos preparados.

-¿Cuántos afiliados tiene la seccional Pergamino?

-Aproximadamente 1200, entre los que se encuentran: los compañeros municipales, los compañeros del Estado provincial como son Hidráulica, Registro Civil, Ministerio de Trabajo de la provincia, los auxiliares de educación y los trabajadores del hospital. También tenemos gente del Estado Nacional como los de la Anses.

-¿Cuáles son los temas de agenda en los que está trabajando ATE?

-En lo gremial estamos confrontando en las paritarias. Adelanto que ya se decidió un paro para el martes 7. Lo confirmo porque lo supe del consejo directivo provincial que se reunió y decidió el paro en toda la provincia y movilización. Para el 15 y 16 hay otro de 48 horas, con una manifestación el 16 a la Casa de la provincia de Buenos Aires, en Capital Federal. Se está evaluando en el marco de la jornada nacional de protesta de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) para el 22, un paro de 72 horas, con movilizaciones y manifestaciones regionales.

-Además de las paritarias, ¿hay algún otro tema en agenda?

-Si, estamos discutiendo salarios con los distintos intendentes. Nuestra seccional comprende Rojas, Colón, Salto y pedimos un aumento salarial. Tenemos charlas con las comisiones laborales y después, todo lo que atañe a la parte administrativa. Trabajo hay. Acá el compañero, si bien paga la cuota sindical, tiene además el coseguro médico que abarca todo lo que no cubre la obra social. Medicamentos, internaciones y toda la cobertura médica está garantizado por el coseguro. También hay servicios de retiro en provedurías, supermercados, casas de electrodomésticos. Todos esos beneficios están más allá de la cuota sindical. Se adquirió un predio de cuatro hectáreas y media y trataremos de empezar la obra en el transcurso del año, para que se termine antes del verano y los compañeros tengan un lugar para disfrutar.

-¿Como ve el año en términos de conflictos gremiales?

-Con una crisis mundial sabemos que no hay mucho dinero disponible, pero el nivel inflacionario es tremendo y afectó mucho el bolsillo de los compañeros, por eso estamos peleando por aumento salarial. Lo que pedimos, a la Provincia, que nos ofrece el 10 por ciento que no llega en realidad a ese monto, es que el dinero se distribuya de mejor manera. De todas formas, ya sabe el Gobierno que lo rechazamos por insuficiente, porque 120 pesos de bolsillo para un escala de 30 horas, y 160 pesos para una de 48 horas no es nada. Estamos peleando eso, sabemos que va a ser un año duro. Quizás, el adelanto de las elecciones ayude a destrabar el conflicto.

Comentá la nota