Tiene media sanción la Ley que impone cerrar los boliches a las 5.30

El Senado bonaerense dio ayer media sanción al proyecto de ley que establece horarios de ingreso y egreso a los boliches bailables, impone castigos de multas o prisión a quienes vendan bebidas alcohólicas a menores de edad y permite detener a las personas en estado de ebriedad.
La iniciativa fue enviada por el gobernador Daniel Scioli e impone restricciones horarias a los "locales y confiterías bailables, discotecas, discos, salas y salones de baile, clubes, dancing, cabarets y boites".

Los comercios podrán admitir el ingreso de personas hasta la 1, deberán finalizar la venta de bebidas alcohólicas a las 4.30 y cerrar las puertas a las 5.30, según el proyecto oficial.

Los establecimientos incluidos en el texto tendrán un plazo de 90 días después de promulgada la ley para colocar en sus accesos cámaras de seguridad " cuyo registro deberá ser preservado por el plazo de 60 días ante la posibilidad de ser requerido por las autoridades competentes".

Las restricciones no alcanzan a "restaurantes, cantinas, cervecerías, cafeterías, bares, casinos, bingos, salas de juego" y otros sitios públicos donde se desarrollen actividades similares.

Con el objetivo de evitar el consumo de la denominada "Jarra loca", el proyecto de ley estipula que no podrán venderse bebidas en envases abiertos que superen los 350 mililitros de capacidad ni expedirse "bebidas que por su fórmula se consideren energizantes y/o suplementos dietarios".

Para los adolescentes de entre 14 a 17 años de edad se establece un sistema de "matineé" en los boliches desde las 18 hasta las 24.

No obstante, media hora antes de la apertura los padres podrán ingresar en los comercios para constatar que el lugar donde permanecerán sus hijos o familiares tienen las condiciones de seguridad necesaria.

La iniciativa, que pasó a la Cámara de Diputados, fija multas que van de 5 mil a 30 mil pesos a los propietarios de locales que no cumplan con el límite horario.

De igual modo establece la posibilidad de imponer la clausura de los comercios durante 30 días.

En tanto, a los dueños de boliches donde se venta alcohol a menores de edad se impondrá un arresto de 30 a 90 días.

El proyecto habilita a la policía a seguir y "retener" a transeúntes a los que se les compruebe, mediante controles de alcoholemia, un alto nivel de intoxicación.

Comentá la nota