¿Tiene dengue la ministra de Salud de Chaco?.

Sandra Mendoza, esposa del gobernador Capitanich, padeció síntomas compatibles con la enfermedad y en los próximos días se sabrá el resultado de los estudios que se realizó.
La ministra de Salud chaqueña, Sandra Mendoza, se sometió a un análisis para establecer si fue contagiada de dengue, luego de padecer síntomas compatibles con la enfermedad.

Así lo confirmó a Noticias Argentinas el subsecretario de Relaciones Institucionales de la cartera sanitaria, Gregorio Buchovski, quien dijo que los resultados de los análisis realizados a la funcionaria por un laboratorio privado, estarán listos en los próximos días.

El funcionario aclaró que la ministra, que es esposa del gobernador chqueño Jorge Capitanich, ya no sufre los síntomas y es por eso que el jueves se pudo someter a una extensa interpelación en la Legislatura provincial por el tema dengue.

Bochovski indicó que hace unos 15 días la ministro sufrió de dolores abdominales, musculares y de fiebre alta, por lo que su médico personal le ordenó realizarse estudios para establecer si padecía dengue.

Si eventualmente se confirma que el caso de Mendoza es positivo, se convertiría en el segundo miembro del Gabiente chaqueño afectado por la enfermedad de la que ya se había contagiado el ministro de Gobierno, Domingo Peppo.

En lo que va del año, en Chaco contrajeron dengue 8.951 personas y se produjeron dos muertes, de acuerdo con datos difundidos por el Ministerio de Salud de la Nación.

El jueves, Mendoza reconoció en una tumultuosa interpelación legislativa el carácter de "epidemia" del actual brote de dengue, lo consideró "inevitable", y afirmó que "el único responsable es el mosquito" por la crítica situación que se vive en la provincia a raíz de la propagación del mal.

"El dengue no es una responsabilidad exclusiva del ministerio de Salud porque el enemigo y único responsable es el mosquito y nadie está preparado para semejante situación", respondió la funcionaria ante un recinto colmado de diputados y periodistas, durante una interpelación que se prolongó por más de diez horas.

Durante el extenso trámite, la ministro admitió, en un pasaje de su alocución, que había sentido temor, por padecer síntomas similares al dengue, por lo que había acudido a un médico.

Comentá la nota