Tiene que dar el sí en definición

Fabbiani volverá después del casamiento: no sintió molestias y será titular junto a Ortega y Buonanotte.
Esta semana no hubo misterios ni ensayos con distintos nombres. Néstor Gorosito tiene muy claro con qué equipo visitará a Central el martes, ya que por tercer día consecutivo, el DT de River repitió el 4-3-2-1 que utilizará en Rosario. Además, ayer Pipo contó con todos los jugadores: ya recuperados de sus molestias musculares, Ortega y Fabbiani formaron parte del equipo titular que le ganó 2-0 a los suplentes en Ezeiza. Así, quedó confirmado que el Ogro volverá a estar entre los 11 justo en Arroyito, donde convirtió su primer gol en River, en la segunda fecha del Clausura.

El ensayo también confirmó el ingreso de Galmarini por Ferrari y que el entrenador armará un medio más equilibrado y combativo, con Almeyda, Paniagua y Barrado. El Pelado respondió muy bien en las tres prácticas de fútbol y debutará como titular después de haber jugado sólo cinco minutos ante Chacarita. Si bien Pipo ya tenía en mente esta variante, la lesión de Gallardo (ver Muñeco...) le simplificó la decisión. Lo que mantenía preocupado a Gorosito era el estado de Fabbiani, ya que Andrés Ríos está descartado por lesión y si el Ogro no se recuperaba Pipo debía apostar por los pibes Gil o Gustavo Fernández, ambos con escasos minutos en Primera.

Fabbiani había arrancado bien el semestre con el gol a Lanús por la Sudamericana, aunque no mantuvo el nivel ante Banfield y después la lesión en el aductor izquierdo (casamiento con Victoria Vanucci) le impidió estar ante Chacarita. Ayer, el Ogro respondió muy bien, aunque no la metió. Los goles de los titulares fueron convertidos por Buonanotte y Barrado (para los suplentes jugaron: Navarro; Ferrari, Cohene, Nico Sánchez, Orban; Bou, Nico Domingo, Abelairas, Archubi; el Tortuga Fernández y Gil). El martes, en Arroyito, Fabbiani debe empezar a pagar su promesa (y deuda) de goles justo en la cancha en la que debutó en la red con la camiseta de River. Lleva apenas tres gritos en 22 partidos. Y ahora, ya en el equipo de los casados, el Ogro tiene que dar el sí en definición.

Comentá la nota