"No tiene cara de goleador"

"No tiene cara de goleador"
En una inauguración de viviendas junto a Hebe de Bonafini, el ex presidente defendió las facultades delegadas y la política de tarifas. También respondió a las críticas por la situación social: "Nos quieren hablar de pobreza aquellos que no quieren redistribuir".
Dos cosas convencieron a Néstor Kirchner: el resultado del último debate en la Cámara de Diputados y las negociaciones por la transmisión del fútbol. En esas condiciones, el miércoles a la noche el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, llamó a Hebe de Bonafini para preguntarle si el ex presidente podía ir a la inauguración de un barrio de viviendas en la ex Ciudad Oculta. Hebe, que ya estaba acostada, les dijo que sí y se levantó a organizarlo todo. Kirchner estuvo finalmente en la inauguración de otras 24 casas de las Madres. En su segunda salida pública poselectoral, eligió un contexto de pobreza para hablar y responder a las críticas de la Iglesia, reivindicó la necesidad de las facultades delegadas para gobernar, elogió el fin del monopolio en las transmisiones televisivas del fútbol (ver página 3), defendió la política tarifaria y hasta ironizó sobre Julio Cobos: "No tiene cara de goleador".

Hebe tenía previsto inaugurar 24 obras de un plan del doble de viviendas en la llamada Villa 15, la ex Ciudad Oculta donde la Asociación de las Madres de Plaza de Mayo lleva adelante parte de los ambiciosos planes de autoconstrucción del proyecto Misión Sueños Compartidos. El acto estaba proyectado con anticipación. Las Madres extendieron invitaciones a todo el mundo, incluidos funcionarios del Gobierno.

El acto fue un escenario ideal, dijo uno de los hombres que acompañó a Kirchner, al que él llegó fortalecido por las decisiones políticas del Congreso y de la Asociación del Fútbol Argentino. Desde allí, pudo pararse a responder sobre la pobreza en el país desde el trabajo de las Madres en las villas de la ciudad, pero también en el Chaco, Santiago del Estero y Río Negro. "Este era un buen momento para mostrarse –indicó un funcionario–: la verdad es que la única persona que está mirando las villas es Hebe; a dos años de gobierno, Macri, por ejemplo, no terminó un barrio y un barrio te lleva un año". Luego del encuentro de la semana pasada con los intendentes de la tercera sección en el conurbano, Kirchner salió al ruedo una vez más.

Dijo que al oficialismo "podrán ponerle trabas, nos saldrán algunas cosas peor, otras mejor, pero la decisión de llevar adelante un modelo de inclusión y transformación es absolutamente definitiva". Y alentó "a no pactar con la pobreza de la mano de Cristina". Ante la prensa, Kirchner repasó la agenda de temas calientes.

- Facultades delegadas: recordó que "se le dieron a (Domingo) Cavallo, a un presidente que no quiero nombrar (por Carlos Menem), cuesta creer que algunos quieran decir que no nada más que por oponerse a la gobernabilidad (...) La Presidenta tiene que tener facultades delegadas no porque las quiere tener, sino porque el Congreso no cumplió con el digesto", pendiente desde 1994.

- Julio Cobos: consultado sobre lo que podría ocurrir en el Senado con las facultades delegadas si llegara a quedar otra vez en manos del vicepresidente Cobos, Kirchner respondió con ironía: "No tiene cara de goleador", dijo.

- Pobreza: "Están utilizando el sufrimiento de nuestros hermanos y nos quieren venir a hablar de la pobreza aquellos que no quieren redistribuir y no quieren una Argentina más justa y equitativa".

- Tarifas: "Si usted quiere subsidiar la luz, el gas y el transporte, está bien para los sectores que menos tienen. Si quiere promover la industria, el dólar competitivo, una economía que genere fuentes de trabajo, sabe que es muy difícil tomar este tipo de determinaciones, porque el desfinanciamiento, gobierne quien gobierne, sería prácticamente inmediato".

- Fútbol: "Es muy importante democratizar todas las estructuras a fondo, todos tienen que tener acceso al fútbol y terminar con prácticas monopólicas –dijo Kirchner–. Hay que dar acceso y oportunidades a todos los argentinos, porque el fútbol es una pasión tremendamente argentina. Es un paso hacia la calidad institucional".

- Elecciones: "En una elección nos puede ir un poco mejor o un poco peor, pero uno no por un resultado electoral va a cambiar. Al contrario, si ese resultado no se da como uno esperaba, lo que tiene que hacer es predicar más". Y aclaró: "El dialogo no significa ni conceder ni ponerse de rodillas".

Con Kirchner estuvo José López, segundo del ministerio de Planificación y secretario de Vivienda. También el jefe de la SIDE, Héctor Icazuriaga, y Norberto Itzcovich, del Indec, dos hombres cuestionados por la oposición y con los que él eligió mostrarse. Apenas llegó, el diputado electo cambió algunas palabras con Felisa Miceli, la desterrada ex ministra de Economía que ahora colabora con la estructura de las Madres. Y aunque no fue la primera vez que se veían, cruzaron varias palabras en un escenario de trabajo.

Durante el acto, dos obreros dieron sus testimonios sobre lo que significó para ellos el acceso a una casa, y Hebe también habló. "Kirchner me dijo lo de siempre: ‘Ay esta abuelita que nunca dice nada’", bromeó.

Comentá la nota