Tiene 25 años y asesora a Obama en nuevas tecnologías

La colaboradora de la campaña en internet de Barack Obama y asesora de nuevos medios de comunicación y marketing Rahaf Harfoush aconsejó a políticos y compañías que "no tengan miedo de internet y las redes sociales, en última instancia son solo personas charlando".
Licenciada en administración de empresas, esta mujer de 25 años trabajaba en el equipo de investigación de un profesor de nuevas comunicaciones de la Universidad de Ivey, en Toronto, cuando decidió ofrecerse como voluntaria para la campaña electoral de Obama.

A lo largo de tres meses, Harfoush trabajó en el equipo de internet que logró movilizar a millones de norteamericanos en favor del candidato demócrata y recaudar cifras astronómicas a base de donaciones de 20 y 30 dólares.

Tras su experiencia, Harfoush escribió el libro "Yes we did" ("Sí lo hicimos") en el que analiza la operación Obama y resume la estrategia del nuevo marketing en siete claves, que expuso en una conferencia en la Fundación Telefónica en Madrid.

El eje central de todas ellas es establecer un sistema de comunicación altamente personalizada con cientos de miles de usuarios y lograr que la capacidad de organización en la red se convierte en acción en el mundo real.

"No sirve de nada enviar muchísima información si luego no consigues que la gente se involucre y te ayude a difundir tu mensaje y a reclutar a cada vez más gente para tu causa", ha explicó.

Es así como la organización de Obama consiguió tener más de tres millones de entradas en Facebook, frente a las 600.000 de su contrincante republicano, John McCain; más de un millón en MySpace, frente a las 22.000 de McCain; y 1.824 vídeos en YouTube comparados con los 330 de McCain.

"Y en Twitter logramos tener 20 millones de visitas y 140.000 seguidores, diez veces más que los republicanos", subrayó Harfoush, del equipo que logró utilizar las redes sociales para crear nuevas formas de apoyar la campaña electoral.

"Esta es la nueva era del marketing, que se centra en crear auténticas relaciones entre los consumidores y las marcas a través de la conversación", ha asegurado sobre los nuevos medios de comunicación.

"No hay que tenerle miedo; no importa cuantos nuevos sitios surjan, al final son sólo personas que se conectan entre ellas y mantienen una conversación", ha subrayado.

Finalmente, y consciente de la velocidad de los cambios en materia de comunicación y las dificultades de los "mayores" para entender ese mundo de "jóvenes", Harfoush aconsejó formar equipos de "adultos que saben de estrategia y chicos que manejan internet" como mejor forma de integrar las nuevas tecnologías en las empresas.

Comentá la nota