¿Lo tiene alquilado?.

Independiente aún no definió dónde será local, pero en Racing saben que deberán ceder si el Coprosede presiona. Y el Estado habla de usar el "sentido común...".
El 8 de diciembre del 2006 Independiente jugó su último partido el el viejo Libertadores de América. El 8 de febrero del 2009 Independiente no jugará su primer partido en el nuevo Libertadores de América. Julio Comparada, el mismo que había anunciado que el Rojo iba a jugar la primera fecha del Torneo Clausura 2009 en su remozado estadio, confirmó ayer el anticipo exclusivo de Olé de que las obras estaban detenidas "desde el 20 de diciembre" y que, por ende, el equipo de Pepé Santoro jugará la jornada inicial del campeonato en un escenario alquilado. Tal como lo hizo los últimos dos años. Tal como no querían los hinchas. Tal como había prometido Comparada que no volvería a suceder...

En su raid mediático de ayer, Comparada no dio pistas de dónde serán inquilinos. Pero apuntó que habría una chance de jugar en Capital sólo si se trata de pocos partidos. De todos modos, en Racing ya se atajan: si bien las nuevas autoridades se mantienen en la postura pública de no rentarle el Cilindro a su vecino, también admiten que, si el Coprosede lo dispone, no les quedará alternativa. Eso sí: buscarán aumentar sustancialmente el precio, que hasta 2008 fue de 40 mil pesos por partido.

El titular del Coprosede, Rubén Pérez, le adelantó a Olé que "cuando se tome una decisión, deberá primar la garantía de la seguridad y el sentido común". Y fue este mismo organismo el que ya presionó a Racing para que le alquilara el estadio a Independiente cuando el gerenciador De Tomaso se negaba a hacerlo. Ahí aplicó el sentido común: consideraba innecesario montar un operativo para trasladar a los hinchas del Rojo a otro sitio cuando la solución estaba a pocos metros... Mañana, antes del clásico en Mar del Plata, habrá una cumbre de Pérez con dirigentes de ambos clubes.

Comparada, notoriamente enojado porque debió justificar la demora en las obras, puso en palabras oficiales la detención de las obras. "Todos los días nos están corriendo los números. Así que decidimos parar la pelota, cerrar los números y luego continuar. Y habrá que pagar el costo político", sostuvo. El proyecto inicial preveía un gasto de diez millones de dólares. Hoy, con cambios en el plan (originalmente no se iban a hacer las cabeceras a nuevo) y aumento de precios mediante, ya se gastó el doble. Y la crisis financiera global, claro, también golpea al Rojo.

"Surgieron dificultades económicas, prefiero pagar el costo político. Estamos trabajando con el tema para que en cuestión de días se pueda recomenzar la obra. Cuando tengamos el número final y el tipo de obra, vamos a determinar cuántos partidos tendrá que jugar fuera del estadio y si hablamos con Racing o si jugamos en otra cancha. Y también veremos si tenemos que alquilar por un partido, por tres o por cinco", amplió Julio Alberto.

Racing quiere evitar reabrirles las puertas a los vecinos, porque las nuevas autoridades armaron un plan de arreglos estructurales para dejar el estadio en óptimas condiciones por las próximas dos décadas. Y que haya partidos todos los fines de semana complicaría tal proyecto. Pero muchos caminos conducen al Cilindro: Lanús no se mostró muy convencido de alquilar, Banfield y Arsenal tienen pocas plateas para la cantidad de abonados de Independiente, y Quilmes, aunque no se descarta, es incómodo por la distancia. Así las cosas, el Rojo a Racing, ¿lo tiene alquilado?

Comentá la nota