En tiempo récord, el Senado sacó el dictamen a favor del blanqueo

Así, el oficialismo logró allanar el camino para que se vote en la sesión del jueves 18.
Los senadores kirchneristas se apuraron al máximo y ayer lograron sacar en tiempo récord un dictamen favorable del paquete anticrisis reclamado por el Gobierno, que incluye el proyecto de blanqueo de capitales y una amplia moratoria impositiva.

No habían pasado ni siquiera diez horas desde que los diputados lo habían aprobado ajustadamente y con polémica, cerca de las tres de la mañana de ayer. Igual la comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado se puso a trabajar contra reloj para apurar su sanción.

La primera reunión en la Cámara baja fue ayer a las 11 de la mañana. Al atardecer, y luego de algunos roces entre oficialistas y opositores en la comisión, ya estaba casi todo resuelto: el correntino "K" Fabián Ríos anunció que los oficialistas ya tenían las 8 firmas necesarias (sobre 15 integrantes) para asegurarse la mayoría. Todas eran firmas del kirchnerismo, entre ellas las dos con "disidencias parciales". Una de la santafesina reutemanista Roxana Latorre y otra del jujeño Guillermo Jenefes.

Ya con dictamen favorable de la Comisión, el blanqueo podría ser tratado la semana que viene. Esto podría ocurrir el jueves 18, e incluso no se descarta que pueda adelantarse al miércoles 17.

El proyecto en discusión tiene un nombre largo y complejo: "Régimen de regularización impositiva, promoción y protección del empleo registrado con prioridad en las pymes, y exteriorización y repatriación de capitales". Y, aunque la mayoría oficialista es aplastante en el Senado, generó algunos conatos de discusiones y un intercambio de diatribas.

Según los senadores opositores, el blanqueo de capitales abrirá la puerta para el ingreso de fondos provenientes de ilícitos, desde narcotráfico hasta tráfico de armas. Para los oficialistas, sólo se perdona la evasión impositiva y no hay flexibilidad alguna con los posibles delitos de otra naturaleza.

Por la comisión ayer pasaron cinco invitados en menos de cuatro horas. Los primeros fueron propuestos por el oficialismo, para defender el proyecto. Se trató de Rosa Falduto, titular de la Unidad de Información Financiera (el organismo que debe investigar las operaciones sospechadas de lavado de dinero) y Claudio Moroni, el titular de la AFIP, organismo que se encarga de cobrar los impuestos.

Falduto inisistió en que el proyecto de blanqueo "se refiere sólo a delitos tributarios" mientras que los otros siguen penalizados. Pero no pudo explicar cómo se pueden diferenciar unos fondos de los otros. En tanto que Moroni justificó la iniciativa argumentando que "no es distinta a otras que se aprobaron recientemente en países como Italia, Alemania, Sudáfrica, México y Portugal".

Por su parte, los opositores habían pedido que el desfile de invitados fuera más extenso, como sucedió con otros temas que se debatieron en el mismo ámbito.

Se referían al ministro de Economía Carlos Fernández; el ex titular de la AFIP Alberto Abad, y los economistas Rubén Lo Vuolo y Alfonso Prat Gay, entre otros.

Pero solamente pudieron citar de urgencia a la ex titular de la UIF, Alicia López (quien criticó duramente la idea oficial en el caso de lavado de dinero), al ex secretario de Hacienda de Alfonsín Mario Brodersohn -quien explicó que la moratoria impulsada en esa época dio "exiguos resultados"- y al fiscal Nacional de Investigaciones administrativas Manuel Garrido.

Cuando fue el turno de los invitados por la oposición, casi todos los peronistas se levantaron y se fueron, incluidos el titular de la Comisión Fabián Ríos y el jefe de bloque Miguel Pichetto.

Lo que se dijo, y algunos epítetos que se cruzaron Pichetto con los radicales Ernesto Sanz y Gerardo Morales, no cambió el impulso del oficialismo: a la reunión urgente y a los invitados de apuro le siguió la noticia de que el dictamen ya tenía las firmas necesarias.

Comentá la nota