Es tiempo de poner fin a la "paz armada"

Por Hernán de Goñi

El Congreso se pronunció. Y en un país donde la división de poderes muchas veces parece casi decorativa, no es poca cosa. La sanción de la ley que le dio al Gobierno la posibilidad de mantener las retenciones agropecuarias otros 12 meses puso fin a una discusión legítima.

Un sector de la oposición propugnaba devolverle ese poder a los legisladores, con el objetivo de reducir la tasa que pagan los productores rurales. Pero eso no sucedió.

Al mismo tiempo, el propio Senado, con el voto del oficialismo, convirtió en ley un proyecto que convalida una baja de las retenciones en aquellos distritos en los que se declaró la Emergencia Agropecuaria. Es una idea que en el Ejecutivo se llegó a discutir como un gesto para el campo, pero al final quedó en el tintero.

Ahora tiene un respaldo distinto: es una ley que salió con voto unánime. Demandará una instrumentación compleja, y hasta puede tener un costo fiscal inconveniente. La Casa Rosada puede vetarla, a sabiendas de que muchos de los kirchneristas que la votaron, no insistirán en su sanción. Pero también puede ser la excusa para poner fin a este período de "paz armada", en el que funcionarios y ruralistas viven al borde del conflicto. Falta animarse a plantear un consenso con el que todos se sientan ganadores.

Comentá la nota