Tiempo de descuento para el bono

El límite del Gobierno provincial sería el 15 de diciembre / El título tendría como garantía las deudas que se reclaman a la Nación.
El gobernador Juan Schiaretti y el ministro de Economía de la Nación, Amado Boudou, se hablan día por medio, más o menos. Pero eso no ha dado resultado, al menos hasta ayer: siguió sin ingresar un solo peso de la Nación a las cuentas de la Provincia.

Por eso, en el Gobierno provincial van preparando las cosas por si hasta el 15 de diciembre no hay novedades. Eso significa definir las características que tendría un eventual bono con el cual la Provincia haría frente a parte de sus obligaciones, a falta de dinero. Algunas ideas que están dando vueltas –y que se definirían entre el 10 y el 15 de diciembre– son:

Tasa. La tasa de interés se situaría entre el 8 y el 10 por ciento anual.

Garantía. El respaldo de los bonos serían las propias deudas que la Nación mantiene con la Provincia.

Pago. En la medida en que la Nación comenzara a liquidar fondos como resultado de un fallo de la Corte Suprema, los bonos se irían rescatando.

El presidente provisorio de la Unicameral, Francisco Fortuna, explicó que los reglamentos legislativos cordobeses permitirían sancionar rápidamente una ley de emergencia que diera sustento a los bonos.

De aquí a fin de año quedan cinco sesiones legislativas. Según Fortuna, en cualquiera de ellas el oficialismo podría constituir el quórum y tratar sobre tablas un proyecto de emergencia que en esa misma sesión tome estado parlamentario. No se necesitan mayorías especiales. Pero en el Poder Ejecutivo no descartan otra alternativa: un decreto que luego sea refrendado por la Legislatura.

Por ahora esto es un partido de truco. En la Provincia descuentan que la Nación trata de que la Corte Suprema demore el fallo para lograr que Schiaretti desista del juicio por la deuda acumulada por la Anses con la Caja de Jubilaciones de la Provincia entre 2002 y 2007.

Schiaretti ha sostenido que está dispuesto a desistir de las demandas cautelares por el incumplimiento del Programa de Asistencia Financiera (PAF) y de las cuotas para la Caja de Jubilaciones posteriores a 2007, pero no del juicio por las deudas anteriores a 2007 con la Caja. A lo sumo, aceptaría pedirle a la Corte una suspensión transitoria, a cambio de que la Nación garantice la refinanciación del PAF del año que viene (vencen 1.020 millones de pesos) y extienda el convenio vigente entre la Caja y la Anses por dos años más.

Las posturas no están tan alejadas y es muy probable que los bonos no aparezcan nunca. El problema es que la retención de partidas por parte de la Nación puede haber dejado de ser sólo una venganza kirchnerista: el lunes, el gobernador mimado de los Kirchner, Daniel Scioli, les anunció a sus proveedores que, desde el 15 de diciembre, cobrarán en bonos parte sus acreencias.

Por lo pronto, el Gobierno confía en que tendrá el dinero para pagar el medio aguinaldo antes de la Navidad.

Comentá la nota