Tiempo de definiciones

El Ejecutivo comunal se encamina a resolver en las próximas semanas uno de los aspectos fundamentales para la gestión: la cuestión económico financiera.

Los proyectos de ordenanza que afectan a la recaudación de tasas y a las deudas del Municipio avanzan, a paso lento, pero seguro. Los síntomas indican que el oficialismo estaría contando con cierta seguridad en el apoyo de alguno de los concejales que han constituido bloques unipersonales, con origen político en el justicialismo.

Los chisporroteos en la última sesión del Concejo Deliberante, desatados por el aumento de ABSA y las barreras edilicias que aún tiene la ciudad para las personas con discapacidades motoras, mostraron un juego de alineamientos que, casi con seguridad, se mantendrá al momento de debatir proyectos como el presupuesto municipal, que será remitido al deliberativo hacia fines de octubre.

El bloque bruerista, conducido por Susana Gordillo, pero cuyo as de espadas es Teresa Razzari, se abroquela (a veces no sin dificultades y discusiones previas) para defender las propuestas del departamento Ejecutivo.

Enfrente, y no sólo por la disposición de las bancas en el recinto, se plantan las dos fuerzas que ampararon el voto anti K en la elección del 28 de junio: la Coalición Cívica y Unión-Pro. De esas filas salen las andanadas más duras, y, a veces, también las críticas más filosas y sesudas a la gestión de Pablo Bruera; luego, ediles que no funcionan en grupo, y que evalúan cada iniciativa, caso por caso.

Hasta ahora, el oficialismo ha podido hacer pasar sin demasiados escollos los temas importantes formando mayorías coyunturales. ¿Persistirá esta situación luego del 10 de diciembre? Aquí es donde conviene detenerse en la ecuación política que sustenta al intendente, y cómo ella repercute en la gestión.

La ciudad tiene demoradas, o definitivamente paralizadas, algunas grandes obras cuyo financiamiento depende de los fondos que aporta el Poder Ejecutivo nacional. Se trata de emprendimientos viales y complejos de viviendas. Además, están comprometidos ambiciosos proyectos como la terminal ferroautomotor,

o la ampliación y modernización de la red de agua potable. ¿Cómo

se concretarán, habida cuenta del distanciamiento más que evidente entre el intendente y el matrimonio Kirchner? Si bien en política pocas cosas son definitivas, por ahora no se avizora una recomposición en la relación.

Desde la oposición especulan con que 2011 será una buena oportunidad para ganar la intendencia.Ya hay quienes se animan a salir al ruedo, como en el caso del senador Javier Mor Roig. La misma semana en que empezó a sonar con fuerza su nombre, "Lilita" Carrió lanzó su nuevo partido; Mor Roig es uno de los miembros de la mesa ejecutiva

nacional.

Pero como en la Física, en política también cada acción tiene su reacción. Hay quienes dentro de la Coalición Cívica consideran la postulación del senador como "apresurada". Claro que esas opiniones provienen de otros dirigentes del Acuerdo Cívico y Social, que también desean ponerse el traje de candidatos.

Comentá la nota