"El tiempo corre para los manifestantes"

A seis días de las medidas de fuerza por parte de un sector de la policía ¿cómo califica al conflicto?

Es una actitud poco comprensible cuando hay gente que no tiene una fuente laboral. El Gobierno busca preservar el trabajo y aquí hay una parcial recuperación del salario policial. Los efectivos que fueron notificados de la suspensión deben entregar su arma reglamentaria y su identificación, porque hay de por medio una cuestión penal. El tiempo corre para el grupo de manifestantes por el abandono de servicio. Este es un llamado a aquellos que tienen la posibilidad de no dejar de pertenecer a la fuerza.

Se insiste con la formulación de un sindicato policial...

Estas medidas son ilegales desde todo punto de vista. Así lo señala una resolución del propio Ministerio de Trabajo de la Nación. La resolución lo dice claramente, no hay antecedentes en la legislación argentina, ya que si se sindicaliza la Policía, se está relacionando esa idea con medidas de fuerza y eso no tiene sentido desde la concepción como derecho constitucional. Bajo pautas y procedimientos no están previstas las medidas de fuerza en la Policía ni en ningún otro ámbito de la seguridad pública.

¿Qué acatamiento tiene la medida?

No distraemos la atención en la adhesión a la medida, sino en el objetivo de garantizarle el servicio de seguridad a la gente. Ese mensaje fue comprendido y hay una gran mayoría de policías que volvieron a trabajar. En ese ámbito, todo es dialogable. Tenemos una gestión de puertas abiertas, hay vocación de diálogo. Gracias a eso conseguimos viviendas y herramientas, como así también el perfeccionamiento de los efectivos, ya que son auxiliares de la Justicia.

Pero queda la impresión que se cortó el diálogo.

Diálogo hubo siempre. Con el jefe de Policía y conmigo. Hasta el 16 de enero nos habíamos reunido. Expresaron que no iban romper la cuestión jerárquica y no se iban a tomar medidas de fuerza; lo habíamos acordado previamente. Se les anticipó cuál era el monto que la Provincia podía pagar y quedamos en volver a negociar en junio, cuando se tengan certezas de los avances en materia económica. Es la misma gente que se sentó conmigo, la que hoy lleva adelante las medidas de fuerza.

¿Esto ha distraído la atención del Gobierno en otras cuestiones de seguridad? Los cortes en la ruta 34 se suceden día a día por ejemplo y hay gente con los ánimos exaltados.

Se sigue trabajando en los cortes de ruta. La verdad es que estamos exhortando a la Justicia, sobre todo a la Federal, a que se tomen las medidas necesarias para garantizar la transitabilidad en la ruta. Esto es sólo potestad de un juez Federal y las fuerzas de seguridad de la provincia siempre se han mostrado dispuestas a colaborar con ese fuero. Por nuestra parte, el Gobierno demostró la vocación de diálogo con los desocupados y estamos trabajando con intendentes para generar fuentes de trabajo, pero hay gente que insiste con esos métodos.

Comentá la nota