Muy tibiamente, Garavano e Ibarra salieron a responderle a Vila

Muy tibiamente, Garavano e Ibarra salieron a responderle a Vila

La grave denuncia que formuló el CEO del Grupo América, Daniel Vila, contra el presidente Mauricio Macri en el programa Animales Sueltos sigue dando que hablar. 

Inmediatamente de producida estalló el escándalo, y no se trataba de una cuestión menor, ya que Vila aseguró haber sido extorsionado y amenazado por el presidente para que devolviera el espectro radiofónico que le había sido concedido para entregárselo al Grupo Clarín, argumentando que había tomado el compromiso de hacerlo. También Vila aseguró que, en su momento, habían llegado a un acuerdo informal que el presidente no respetó, y advirtió que tiene audios y capturas de WhatsApp certificados por escribano, en los que constan las amenazas de Macri. 

Recién 48 horas después de producida la denuncia mediática, dos funcionarios del gobierno salieron a responderle a Vila por sus cuentas de Twitter. Sin embargo, llamó la atención el escaso ímpetu de las contestaciones. El ministro de Justicia, Germán Garavano, se limitó a relativizar las declaraciones del empresario, asegurando: “Ante los dichos de Vila contra Mauricio Macri considero que se trata de manifestaciones contradictorias, poco rigurosas, de tinte político y personal, sin entidad penal”.

Poco después, quien publicó en twitter fue el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, quien se limitó a consignar que “estas frecuencias fueron otorgadas por el gobierno anterior y nunca fueron pagadas por el Grupo Vila. Nuestro gobierno las recuperó y forman parte del futuro proceso licitatorio, para empresas nacionales y regionales, que está en vías de instrumentación”. “Este espectro –denunciado por Vila- recuperado por falta de pago de Arlink y liberado en septiembre de 2017, forma parte de las frecuencias que -en virtud del Decreto 58/19- el estado nacional prevé incluir en concursos para adjudicación de espectro tanto para operadores regionales como nacionales”, adicionó.

Sin embargo, lo que llama la atención no es únicamente la matriz técnica de las contestaciones, sino, sobre todo, el hecho de que ni Garavano ni Ibarra respondieran una sola palabra en lo referido a las extorsiones denunciadas por Vila. Más aún, el día anterior el ministro de Justicia aseguró, en un reportaje radial, que no pondría “las manos en el fuego por Mauricio Macri”. 

Tampoco responden a otra denuncia de enorme gravedad institucional formulada por Vila: “El presidente lo mandó a Aguad a meterme una denuncia penal”. Y agregó que, poco después, Macri le comunicó que había dado instrucciones al Procurador para que desistiera de la misma, lo que, en la práctica, implica una intromisión lisa y llana en la autonomía de los poderes públicos. 

Las gravísimas denuncias de Vila fueron tomadas inmediatamente por el fiscal Guillermo Marijuan, quien, a la mañana siguiente, realizó una denuncia de oficio y solicitó abrir una investigación sobre probables extorsiones, que recayó en el juzgado federal en lo Criminal y Correccional N° 1, a cargo de María Romilda Servini de Cubría. El conductor Alejandro Fantino fue incluido como testigo por el fiscal.   

Lejos de dar marcha atrás en sus acusaciones, Vila aseguró que cuenta con capturas de pantalla de su móvil certificadas por escribano, que puso a disposición de la Justicia.  

La situación reviste extrema gravedad institucional, pero además permite dejar algo bien en claro: los funcionarios más próximos a Mauricio Macri han desistido de salir a respaldar abiertamente al presidente, limitándose exclusivamente a presentar argumentos técnicos que resultan accesorios respecto de las denuncias de fondo.

Coment� la nota