La tevé de Berlusconi difundió un video para agraviar a un juez

Una cámara oculta lo mostró caminando mientras una voz en off lo insultaba.
El clima de guerra abierta contra la justicia estimulado por el primer ministro Silvio Berlusconi subió un nuevo escalón -escandaloso y ridículo, según sus adversarios- al difundir un programa de Canal 5, la principal de las redes privadas de Il Cavaliere, un video intimidatorio en el que se ve a un importante magistrado caminando por la calle y en una peluquería.

Esas simples imágenes tomadas por una cámara oculta fueron "decoradas" de un modo mafioso por comentarios en los que se maltrata y acusa al juez Raimondo Mesiano de "extravagante" por fumar cigarrillos y lucir medias turquesas.

El juez Mesiano fue el relator de la decisión del tribunal civil de Milán que condenó a Berlusconi a pagar 750 millones de euros (1.120 millones de dólares) por los daños causados al empresario Carlo De Benedetti (a su vez propietario del grupo periodístico La Repubblica), al coimear a un magistrado para que dictara un laudo favorable a Berlusconi para quedarse con la editorial Mondadori, una de las más grandes de Europa.

El video levantó tanta indignación que prácticamente todos los medios de prensa importantes lo pusieron en sus ediciones on line y la prensa escrita publicó textos y fotos sobre el video.

La Asociación Nacional de Magistrados anunció el Estado de Emergencia contra el gobierno conservador y afirmó que una de las razones era ese video que tenía claras intenciones intimidatorias.

El mayor creador de espectáculos populares de los canales de Berlusconi, Antonio Ricci, dijo que el video era "demencial" y "ridículo" y que sus autores, entre ellos dos periodistas berlusconianos, "deben consultar a un psiquiatra". Berlusconi anunció que luchará en favor de una profunda reforma constitucional y de una consulta popular para contrastar los poderes de "una categoría (la magistratura) que no ha sido convalidada por los electores".

La Asociación Nacional de Magistrados respondió que ésta es la razón principal de la decisión de declarar el Estado de Emergencia, que podía culminar con medidas de fuerza.

La jornada de ayer estuvo también dominada por la gran manifestación contra el racismo y las discriminaciones contra los inmigrantes realizada en Roma. Más de cien mil personas llegadas desde diversas regiones italianas participaron de la marcha, organizada por la central obrera CGIL.

Nutridos grupos de africanos con tambores e instrumentos folclóricos, de latinoamericanos y de árabes, de asiáticos venidos de la India, China, Sri Lanka y otros países, marcharon, cantaron y bailaron tomados de la mano con miles de italianos que los acompañaron en la colorida protesta.

"Regularización para todos", "No al racismo y al delito de inmigración clandestina", "Basta de rechazos", decían algunos de los carteles. "Fuera Berlusconi!", pedían otros.

Algunos grupos llevaban canoas inflables para recordar a las "carretas del mar" en las que llegan los inmigrantes por el mar desde Africa y desde la Europa del Este.

Las nuevas leyes del llamado "paquete de seguridad" del gobierno de centroderecha del premier Berlusconi, ha aumentado las restricciones para dificultar el ingreso y facilitar las expulsiones de los inmigrantes. Muchos inmigrantes llevaban el ya famoso retrato del santo "Sans Papier", o sea "Sin papeles", protector de los indocumentados clandestinos. En Italia existe ahora el delito de inmigración clandestina y por un acuerdo entre Berlusconi y el coronel Kadafi de Libia, las barcazas son devueltas por la marina italiana hacia las costas libias, donde los indocumentados son arrestados.

Comentá la nota