Testimoniales o no, los intendentes del GBA se juegan junto a Kirchner

De los 26 jefes comunales, 14 aceptaron ir como candidatos y otros 10 apoyan al ex presidente. Algunos igual armaron listas espejo con partidos vecinales para sumar votos por fuera del kirchnerismo porque a nivel local tienen mejor imagen.
En San Isidro y Vicente López, el oficialismo la tiene difícil

El virus de las encuestas infectó como nunca a la zona Norte, la región más rica del Conurbano, que esta vez gastó fortunas en sondeos electorales. Pero existen realidades que ninguna encuesta puede ocultar. Néstor Kirchner la tiene más que difícil en Vicente López y San Isidro. Son unos 500.000 electores que en su mayoría no simpatizan con el ex presidente, quien el domingo tendrá que transitar sólo unas cuadras para votar en la mesa 44 de la escuela Pedro Poveda, en un Municipio donde probablemente saque uno de los porcentajes de votos más bajos de todo el GBA.Leal, estoico, el intendente de origen radical Enrique García defiende al Gobierno. El domingo será duro y lo reconoce: "Son elecciones muy complicadas y reñidas. No puedo negar, ante mis vecinos, todas las obras del Gobierno nacional en el Partido. El resultado es incierto". A pesar de su fidelidad K, el Japonés no aceptó ser candidato testimonial. Por eso se espera que gracias al reconocimiento de su gestión, sus listas –una va separada y otra con Kirchner– compitan cabeza a cabeza con la de Unión PRO y el Acuerdo Cívico En San Isidro, el ambiente contrario a Kirchner es igual o peor. Así lo leyó el también radical intendente Gustavo Posee; que supo ser K, pero saltó el charco a tiempo. Ahora, para ganar votos puso a su tía, Juana Posse como primera candidata en su boleta, que acompaña a Carrió y Stolbizer.

En Tigre, Sergio Massa, candidato a diputado e Intendente con licencia, abrió 60 locales partidarios, un récord en proporción a la cantidad de electores (226 mil). Sacó a la cancha a su esposa, Malena como candidata a concejal. Su apellido mide más que su partido, el FJPV. Por eso, en los afiches se resalta "Massa", sin nombrar el partido de Kirchner. En San Fernando, Osvaldo Amieiro aceptó a regañadientes jugar en una candidatura testimonial, aunque eso no le asegure un amplio triunfo.En Escobar, en cambio, el intendente Sandro Guzmán no dudó en subirse a las testimoniales. También juegan fuerte con el oficialismo Humberto Zúccaro, quien en Pilar tiene como número uno de la lista a su mujer; y Stella Maris Giroldi, que en Campana puso primero a su esposo y diputado, Jorge Varela. Por último Osvaldo Cáffaro, que llegó a la Intendencia de Zárate con la Coalición Cívica, sorprendió al alinearse hace un par de meses con Kirchner.

Entre las internas de San Miguel y el apoyo clave de La Matanza

En los municipios del Noroeste y del Oeste, aunque quizás no en forma tan homogénea como en el Sur, la mayoría de los intendentes aceptó ser candidato testimonial. Y los que no, dan igual un apoyo explícito a Néstor Kirchner. Más allá de esa homogeneidad, no en todos los casos el alineamiento es tan claro. San Miguel es uno de los distritos con más matices. Allí, el intendente Joaquín De la Torre deberá medir fuerzas con dos de los principales dirigentes del peronismo local: su antiguo aliado, el diputado provincial Franco La Porta, y Aldo Rico, que en 2008 lo derrotó en la interna del PJ. De la Torre fue uno de los primeros en comprometer su nombre para las testimoniales. Eso le valió el apoyo de Kirchner, que se materializó en un acto por el aniversario del levantamiento de Semana Santa al que Rico fue públicamente "desinvitado". Ofendido, el ex carapintada decidió mover sus tropas y, tras ser rechazado por Unión-Pro se alineó con Rodríguez Saa. Pero no todo estaba sellado. De la Torre retiró su candidatura cuando supo que el kirchnerismo habilitaría una colectora para La Porta. Eso sí: se quedó con el sello del PJ, hecho que enfadó a La Porta, quien también se bajó.

Otra arista se presentó en San Martín, donde Daniel Ivoskus, hijo del intendente Ricardo y candidato a concejal atado a Kirchner, salió a pedir a los vecinos que corten boleta. El oficialismo comunal ofrecerá una lista espejo vecinalista, que no va con ningún candidato nacional, para sumar votos opositores K. En estos días, Ivoskus hasta inauguró la plaza "Ricardo Alfonsín". Jesús Cariglino, de Malvinas Argentinas, fue de los primeros en rechazar las testimoniales. En Tres de Febrero, Curto hizo lo mismo pero luego viró y puso a su esposa. Mario Ishii, de José C. Paz, y Fernando Espinoza, de La Matanza, en cambio, se sumaron al principio: en el pago chico tienen mayoría asegurada y, como testimoniales, apuntan a sumar para el jefe. Lo mismo que Alberto Descalzo en Ituzaingó, y Luis Acuña en Hurlingham, que lleva en la boleta a su hijo Fabrizio para dirimir una vieja interna: el hijo de Juanjo Alvarez encabeza la lista de Unión-Pro. En Morón, Martín Sabbatella aparece como el único de la región que no va en la boleta

Comentá la nota