De testimoniales a disidentes

El escenario da para todo. En el PJ de Córdoba, la elección legislativa servirá para dirimir los espacios de cada uno y posicionarse hacia la interna de setiembre, en la que estará en juego el aparato partidario. Entonces valen todos los cambios y las maniobras. Aquí no hay candidaturas testimoniales, pero sí "disidentes": postulantes que critican abiertamente el modelo K… pero son candidatos K. ¿?
La corriente que comanda Olga Riutort decidió apoyar a la lista kirchnerista que comanda Eduardo Accastello para disputar contra el aparato oficial del PJ, que lleva a Mondino-Fortuna para el Congreso.

El olguismo ya peleó contra el aparato del partido en la Capital y le fue bien. Ahora encontró una herramienta para volver a dar batalla con una "candidatura disidente" y constituirse –si le vuelve a ir bien– en opción para la próxima disputa por el dominio del PJ.

Riutort y su hija-candidata, María Victoria Flores, debieron esforzarse para explicar que no hay contradicción entre sus críticas al kirchnerismo y la participación en la lista bendecida por la Rosada. Sostienen que el partido se encamina a una definición crucial y que deben tener una base para la interna. Pero pasar de criticar ferozmente a los Kirchner a integrar la lista que ellos patrocinan, y además manteniendo las diferencias con el proyecto presidencial, es difícil de entender. En la confusión, el debate por la contienda legislativa y el modelo termina en un segundo plano. Se discute la interna.

Comentá la nota