Con testimoniales así: Bruera un ganador que perdió, y complicó a Kirchner y Scioli

Ayer, apenas minutos después de cerrar la votación, INFOCIELO informó sobre el triunfo del oficialismo platense.
Triunfo en las urnas, pero evidente derrota en el reparto. Pablo Bruera, el abanderado de la más feroz campaña de ‘despegue’ del kirchnerismo en toda la Provincia, perdió mucho ayer, aún ganando.

En el orden local y seccional porque pese a su campaña en la que, esta vez, exageraba la distancia del kirchnerismo casi con la misma fuerza y fervor con el que en el 2007 se ‘pegaba’ al FpV para lograr que Kirchner le aprobara la ‘colectora’, no logró siquiera sacar ventaja en el reparto de las bancas, y sentará en el Concejo Deliberante y en la Legislatura el 10 de diciembre próximo, la misma cantidad de representantes que las otras dos fuerzas, a las que derrotó en la urnas.

Como también informó ayer este portal –segundos después de las 18 horas- en la Legislatura Bruera sentará a dos hombres (Gabriel Bruera-Raúl Pérez), la mima cantidad que ficharán a partir del 10 de diciembre en el mismo recinto, Unión Pro (Gonzalo Atanasof-Julio Garro) y el Acuerdo Cívico y Social (Oscar Negrelli-Sergio Panella).

Más peleada, sueña con la posibilidad de sacar apenas una luz de ventaja en la distribución con las otras fuerzas en el Concejo Deliberante platense, pero hasta media mañana seguía firme la posibilidad de que también ahí la distribución de las bancas sea en partes iguales. Cuatro para cada fuerza, exactamente. La sugestiva demora en la publicación de los cómputos -en comparación con el resto de las seccionales- y la necesidad del oficialismo platense de ganar algo, al menos en el Concejo –clave para garantizar los próximos meses de su gestión- alentó, incluso, la posibilidad de algún acuerdo con el denarvaísmo platense, por la quinta banca.

Pablo Bruera se transformó ayer en el intendente del oficialismo –y testimonial nepotista- que más diferencia logró en su distrito para la fórmula Kirchner-Scioli. Pero en contra. Terceros, cómodos a 15 puntos del primero, los candidatos de Unión-Pro y a casi 10 del segundo, el Acuerdo Cívico y Social.

- DE NARVAEZ- SOLA 36,16%

- STOLBIZER- ALFONSÍN 30,09%

- KIRCHNER- SCIOLI 21,28%

Es cierto que no fue el único testimonial del oficialismo con marcado corte de boletas en sus distritos. Tan cierto como que sí es quien sobresalió por ubicar "terceros" –lejos- a Néstor Kirchner-Daniel Scioli, frente a un universo de intendentes oficialistas que al menos tienen hoy, frente al reproche, la posibilidad de mostrar cierta paridad con las otras listas, disputando el FJpV –arriba o abajo- el primer o segundo lugar en sus municipios.

Con esos resultados, el oficialismo platense empujó al gobernador Daniel Scioli y al propio Néstor Kirchner a centímetros del precipicio. Al primero le asestó una certera puñalada en sus aspiraciones de ‘presidenciar’ en 2011: no sólo por su derrota en la Provincia sino por pulverizarlo en el distrito de su propia sede, la Capital bonaerense. Al segundo, lo condujo hasta el límite mismo del ridículo: perder, por goleada, en La Plata, justo la ciudad que vio nacer a su mujer y presidenta, Cristina Fernández, y en la que más fervientemente militó durante sus años de estudiante en la UNLP.

Es cierto que el matrimonio presidencial no gozaba precisamente de la simpatía de la mayor parte del electorado platense en la previa a las elecciones de ayer. Tan cierto como que el kirchnerismo aspiraba contrarrestar esa antipatía en las urnas con la ‘ayuda’ -que terminó siendo de plomo- del intendente platense.

Tan mal le salió al bruerismo el ‘despegue’ de Néstor Kirchner que no sólo quedó en evidencia en términos del reparto equitativo de las bancas en juego, sino que salió perdidoso en la ‘interna’ de su propio pago chico: el kirchnerismo logró imponerse, en la seccional, a su sello personal, el Frente Renovador Platense, que terminó cuarto por debajo de Unión-Pro; el Acuerdo Cívico y Social y el Frente Justicialista para la Victoria. En otros términos: Carlos Castagneto, aunque no sólo –es cierto- le ganó a Bruera en la seccional con la boleta del oficialismo, pero se quedó sin banca, al perder su mujer las chances de acceder a Diputados.

LA SECCIONAL en La Plata

UNION PRO 27,38%

ACUERDO CIVICO Y SOCIAL 26,05%

FTE. JUSTICIALISTA PARA LA VICTORIA 21,20%

FTE. RENOVADOR PLATENSE 13,18%

Con la colocación de las boletas del Frente Renovador Platense "cortadas" en el cuarto oscuro, el bruerismo aspiraba sacarle lustrea a "su" poder de fuego en la Capital Bonaerense, frente al peronismo-kirchnerista. No podrá hacerlo, sin embargo, a la luz de un resultado que lo muestra ganador de una elección en la que, ciertamente, salió derrotado.

Comentá la nota