"Los testigos del triple crimen temen ser eliminados".

Lo dijo el fiscal Juan Bidone en una carta que envió a los familiares de Forza, Ferrón y Bina.
El fiscal que investiga los homicidios de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, ocurridos hace un año en General Rodríguez, denunció que muchos de los testigos que declararon durante la investigación dijeron que tenían miedo de ser "eliminados, tal como ocurrió con las víctimas".

La denuncia se conoció ayer, cuando el abogado Miguel Angel Pierri, quien representa a los familiares de las tres víctimas, durante una conferencia de prensa leyó un comunicado que había enviado el fiscal de Mercedes, Juan Bidone.

"Gran parte de los 60 testigos que declararon en nuestra Fiscalía han manifestado fundados temores de ser literalmente eliminados, tal como ocurrió con las víctimas del caso", sostuvo Bidone, en la misiva enviada a los familiares de Forza, Ferrón y Bina.

Hace un año, los tres empresarios fueron secuestrados luego de concurrir a una reunión en un shopping de Villa Dominico. Supuestamente, fueron engañados y los llevaron a la zona de General Rodríguez, donde los tuvieron cautivos durante por lo menos cuatro días.

El 13 de agosto de 2008, la policía encontró los cuerpos acribillados de Forza, Ferrón y Bina en un descampado de General Rodríguez.

"Ha de tenerse muy en cuenta que este crimen ha tenido una gran planificación, en cuanto a su modalidad y su ejecución. No existieron en nuestro país casos similares o análogos; algo que podría permitir, en cierto modo, establecer parámetros o perfiles investigativos por seguir", agregó el fiscal.

Bidone se hizo cargo del complejo caso cuatro meses después de los homicidios. Luego de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación definió una cuestión de competencia con su colega porteña, Ana Yacobucci.

A partir de las conclusiones de los forenses, que indicaron que el lugar en el que fueron hallados los cuerpos fue la escena primaria de los homicidios, el máximo tribunal de la Nación consideró que el delito más grave, o sea los asesinatos, se habían cometido en territorio bonaerense y que, por lo tanto, correspondía que el fiscal de Mercedes se hiciera cargo del caso.

Tiempo aprovechado

"Entiendo que mucho tiempo ha pasado desde el lamentable y cruento suceso; pero también estoy convencido de que aquel no ha sido desaprovechado. Buena parte de los testigos que declararon evidenciaron preocupación sobre la continuidad de sus actividades económicas, sean cuales fueren las mismas, frente al temor de verse involucrados o comprometidos penalmente en las distintas causas que se llevan adelante ante otros organismos judiciales, vinculadas al tráfico de efedrina o al mercado de los medicamentos", sostuvo el fiscal.

En tanto, el abogado Pierri refirmó los conceptos del funcionario judicial y reclamó seguridad y garantías para los testigos para poder llegar a detener a los autores intelectuales de los homicidios.

Comentá la nota