Testigos de Leavy quieren declarar después de las elecciones

Tres testigos propuestos por el intendente de Tartagal, Sergio Leavy (FPV), en el juicio político que se sigue en su contra por supuestas irregularidades administrativas, pidieron declarar después de las elecciones del domingo próximo.
oy será la última jornada de incorporación de testimonios.

Hay concejales que quieren poner fin al proceso de juicio político cuanto antes y dar a conocer su decisión respecto de la continuidad o no del intendente.

Las solicitudes fueron realizadas por tres funcionarios municipales: el secretario de Gobierno municipal, Roberto Avellaneda Alfonsín; el hermano del jefe comunal, Eduardo "Chanchín" Leavy, actual coordinador general del municipio y candidato a diputado provincial por el FPV, y uno de los secretarios del intendente, José Molina.

El Concejo Deliberante ya rechazó el pedido de Avellaneda, que fue convocado para la jornada de hoy, la última en la que se intentarán incorporar las declaraciones de los testigos ofrecidos por Leavy en su descargo.

Sobre los otros dos pedidos, se expedirá hoy, informó la presidenta del Cuerpo, Olga Ferrer. Eduardo Leavy y Molina debían declarar ayer, pero el hermano del jefe comunal se excusó diciendo que no había sido notificado y se había enterado por los medios de comunicación de que era esperado a prestar declaración. Molina dijo que no podía concurrir al Concejo porque a la misma hora tenía que declarar en una causa judicial en Orán.

Avellaneda también sostuvo que no había sido notificado formalmente, a pesar de que la citación fue llevada por la Policía a su casa y entregada a una hija suya. El secretario de Gobierno, que es abogado, argumentó que es menor de edad.

Ayer declaró un solo testigo de la lista prevista, el gasista Martín Almaraz, cuya denuncia penal, de la utilización de facturas suyas sin su autorización para cobrar el alquiler de maquinarias a la municipalidad, disparó el proceso de juicio político que enfrenta ahora el intendente.

Durante unas cuatro horas Almaraz fue sometido a un largo interrogatorio, sobre todo de parte del abogado de Leavy, Oscar Guillén.

Como también estaba el abogado del gasista, Carlos Iriarte, se generaron varias discusiones. Fue también un día de rumores cruzados, en el que se hablaba de que algunos concejales tenían listo un dictamen sobre el juicio.

Ferrer explicó que algunos concejales están hastiados de las dilataciones que se producen debido a las inasistencias reiteradas de los testigos propuestos por el jefe comunal.

La concejala reiteró que la jornada de hoy será la última de incorporación de testimonios, y dijo que tampoco se insistirá con la tramitación de los pedidos de informes requeridos por el intendente porque el Concejo no cuenta con fondos para llevar a cabo esta tarea.

Esto se debe, sostuvo, a que el Ejecutivo municipal dejó de enviarles los fondos de caja chica, y tampoco envía el dinero presupuestado para el pago de los empleados conocidos como "planilleros" que se desempeñan en el cuerpo legislativo, y a los asesores.

La presidenta explicó que están sufriendo "mucho desgaste" en estas jornadas de recurrentes inasistencias de testigos y, a la par, sienten la presión de la gente, que comienza a ver con malos ojos que "se dilata mucho esto".

Comentá la nota