Testeo gratuito de enfermedades renales en el hospital "Evita"

Testeo gratuito de enfermedades renales en el hospital
Unos 377 pacientes fueron examinados en esta jornada organizada por el Ministerio de Salud y la Asociación Nefrológica de Buenos Aires. El 20 por ciento de los consultantes tenían algún indicio de enfermedad renal y no lo sabían. El objetivo fue detectar los males del riñón de forma precoz para evitar la necesidad de someterse a diálisis o a un trasplante.
Un testeo gratuito sobre 377 pacientes efectuado en el Hospital Simplemente Evita de La Matanza permitió detectar que un 20 por ciento de los consultantes tenía algún indicio de enfermedad renal aunque no lo sabía; por lo que fueron derivados al consultorio de nefrología de ese establecimiento.

La jornada, que fue organizada por el Ministerio de Salud provincial y la Asociación Nefrológica de Buenos Aires, tuvo como objetivo prioritario detectar este mal en forma precoz para evitar que avance hacia estadios severos, que conllevan a la necesidad de someterse a diálisis y a un trasplante renal.

Según detallaron desde la cartera sanitaria bonaerense, se estima que unos dos millones de argentinos padecen algún grado de enfermedad renal pero no lo saben. Ocurre que esta afección puede dañar los riñones gravemente sin dar síntomas hasta etapas avanzadas.

Para fomentar el diagnóstico temprano, el hospital convocó a los interesados a efectuarse en forma rápida y gratuita un análisis de orina. Además se hicieron controles de presión arterial y diabetes, dado que ambas patologías suelen ser causa de enfermedad renal crónica.

Un 20 por ciento de los 377 consultantes que participaron del testeo fueron derivados al consultorio externo de nefrología. A un 12 por ciento, en tanto, se le diagnóstico presión arterial alta y a un10 por ciento, diabetes.

“Todas las personas en las que se halló algún indicio de enfermedad fueron derivadas a los consultorios externos del hospital para que la iniciativa no quede en un mero diagnóstico, la idea es captar estas afecciones en forma temprana para tratarlas y evitar los casos terminales”, detalló Mónica Calvo, jefa del servicio de Nefrología del Simplemente Evita y una de las impulsoras de la iniciativa.

En territorio bonaerense unos 9.500 pacientes en diálisis, cerca de 646 afectados por millón de habitantes. Sin embargo, un simple análisis de orina y sangre permiten detectar en forma temprana la insuficiencia y evitar que avance hasta destruir la función renal.

La jornada en el Simplemente Evita se organizó a modo de postas de atención en el hall del hospital. Los interesados debían llegar al establecimiento en ayunas y sin necesidad de pedir turno. A partir de ahí se les realizaba un cuestionario para identificar factores de riesgo, control de tensión arterial, de peso, talla e índice de masa corporal, además de un testeo de los niveles de glucemia en sangre y proteínas en la orina que pueden indicar la presencia de problemas en los riñones.

“A partir de los resultados, realizamos la derivación en forma inmediata a los consultorios externos de Nefrología, Diabetología, Cardiología, Clínica Médica y Nutrición, según la necesidad, además se ofrecieron consultas gratuitas con especialistas sobre hipertensión arterial, enfermedad renal crónica y factores de riesgo de padecerla”, comentó Calvo y señaló que estas tareas de concientización apuntan a que circule información sobre esta enfermedad que, por ser asintomática, requiere de una actitud preventiva por parte de la población.

La especialista señaló que varias enfermedades suelen ser el puntapié inicial para descubrir que, de fondo, existe insuficiencia renal.

“La presión arterial elevada, muchas veces subestimada por la población, puede ser el primer indicio de enfermedad renal debido a que se produce la acumulación de agua y sal y se altera la producción de una hormona, llamada renina, que regula la presión arterial”, explicó Calvo.

Por otra parte, el exceso de glucemia en sangre, propio de la diabetes, altera la estructura de las arterias, incluso aquellas que irrigan a los riñones. El aliciente es que resulta posible evitar llegar a la fase terminal de la enfermedad renal crónica merced a los controles tempranos y al tratamiento oportuno.

Comentá la nota