Tersuave: por el conflicto buscan la conciliación obligatoria

Los empleados de la fábrica se reunieron nuevamente con representantes del Ministerio de Trabajo, aunque no recibieron respuestas concretas. Piden la conciliación obligatoria y aseguran que continuarán con su reclamo dentro de los marcos legales.

A pesar de la suspensión preventiva de las actividades productivas en la fábrica Tersuave, los empleados de la empresa continúan dispuestos al diálogo con la patronal y descartan tomar medidas de fuerza para arribar a una solución que destrabe el conflicto. Los obreros se reunieron ayer nuevamente con representantes del Programa de Relaciones Laborales y a pesar de no tener una respuesta concreta, desde esa oficina se comprometieron a mediar para encontrar una definición al problema.

“Los trabajadores han estado en asamblea permanente pero en ningún momento dejaron de trabajar, la fabrica es la que les pone un cierre inusitado a la planta y a los empleados. Tampoco los obreros han tomado rutas, ni han quemado cubiertas ni han hecho nada, sabiendo que el tiempo juega siempre en contra de ellos y a favor de la patronal”, señaló Eduardo Estrada, abogado de los operarios, con respecto a la predispuesta actitud de sus representados.

El miércoles, mediante un comunicado de empresa, la planta perteneciente al grupo empresarial Disal SA informó la suspensión preventiva de sus actividades productivas fundada en la “preservación de la integridad de la comunidad laboral, como así también de los recursos técnicos e instalaciones de la empresa”.

Para Eduardo Estrada, la consecuente respuesta al lock out producido por la empresa, hubiera sido la toma de la empresa por parte de los trabajadores, medida que los operarios desestimaron, al igual que los cortes de ruta. “Si acá hubiera un ojo por ojo, diente por diente, los trabajadores ya tendrían que haber tomado la fabrica”, señaló.

El conflicto se desató en febrero del 2006 cuando los trabajadores pidieron mejoras en las condiciones laborales, seguridad e higiene en la planta y una recomposición salarial. Sin embargo, siempre estuvieron en asamblea permanente, sin utilizar otras medidas de fuerza. “En ningún momento dejaron de trabajar”, agregó el abogado de los operarios de Tersuave.

Estrada Rubor tildó a la actitud de la patronal como “una burla a la opinión pública”. “Les tendría que dar vergüenza y reconocer que hay una conducta antisindical, que hay practicas desleales, que hay fraude laboral y que hay una connivencia con el sector sindical en contra de los trabajadores”, comentó en referencia al altercado que se produjo entre empleados, representantes sindicales y directivos de la empresa en una estación de servicio de Fraga.

Incluso, el abogado comparó a la situación con la suscitada en la textil Pagoda en noviembre del 2007. “La patronal está empujando a los trabajadores a que tomen la fábrica, para volver a producir un episodio igual a Pagoda, hacer parecer como violencia a los trabajadores cuando en definitiva es la empresa la que mete una violencia tremenda”, señaló.

Tersuave cuenta con un platel obrero que supera las ciento cincuenta personas y está ubicada sobre la ruta 148 extremo sur, instalada en el parque industrial de Villa Mercedes desde 1986. El abogado Eduardo Estrada señaló finalmente que los trabajadores seguirán los marcos de legalidad y continuarán con su reclamo, tal como han reclamado hasta ahora, hasta tanto el Programa de Relaciones Laborales dicte la conciliación

Comentá la nota