Terror a la mexicana.

COPA LIBERTADORES / BOCA - TACHIRA: Si hoy Boca se clasifica, tiene muchas chances de jugar contra San Luis o Chivas. La gripe porcina hace estragos en México y se va a anunciar que en ese país no se jugarán los partidos. Ojo: también podrían borrar a los aztecas...
El primer escenario es jugar normal en México, el segundo jugar a puertas cerradas y el tercero buscar una cancha alternativa. Pero ninguna variable se definirá hasta que no se termine la ronda".

Anoche, el último comunicado de la Federación Mexicana de fútbol dejó en suspenso lo que fue, sin dudas, el tema del día. Porque la gripe porcina tiene en estas horas su epicentro mundial en México, pero su influencia sobre la Copa Libertadores estalló en Argentina: la sola posibilidad de que Boca se cruce con San Luis o con Chivas, por los octavos de final, encendió la alerta. Y una postura: por razones de prevención y salubridad, el equipo de Ischia no aceptará jugar en tierra azteca, donde hoy existe el mayor índice de infectados por la enfermedad.

La posibilidad de cruce, encima, es alta (sobre todo con los de Potosí). Y si bien el resultado final se conocerá esta noche, en la medida que Boca logre la clasificación ante Táchira, la situación hizo que ayer se sucedieran llamados, reuniones y comunicados varios. En ese sentido, la decisión parece tomada. Más allá de la posición de Boca, los dirigentes de las asociaciones participantes en la Copa se habrían puesto de acuerdo en que no haya choques de segunda ronda en territorio mexicano.

En defintiva, no sólo un equipo podría ser el afectado, sino todos aquellos con posibilidades de encontrarse con un rival de ese país en la próxima fase. Y si fuera Boca, la decisión ya está consensuada entre Ameal, Bianchi y los dirigentes: la idea es proponer como país/sede para ese partido a Estados Unidos o, en su defecto, a Venezuela (hasta se mencionó Costa Rica). Esta variable, la del cambio de localía, es la que mayor aceptación tiene en la Conmebol. "A los equipos mexicanos siempre se los consideró buenos protagonistas, por lo cual dejarlos afuera de la Copa sería una medida drástica. Jugar eventualmente en otro país, en tanto, es algo que no se descarta", le dijo Néstor Benítez, director de comunicaciones de la Confederación, a Olé. Aunque en San Luis no estarían tan de acuerdo con esa medida: "Sería una mala jugada que nos quieran quitar la localía", aseguró el presidente, Eduardo del Villar.

Igualmente, al menos para los argentinos, el terror a la mexicana existe más allá del lugar en el que se juegue el partido. Y aunque resulte curioso, hasta River, ya eliminado, podría meterse en esta historia que involucra a Boca. ¿Cómo? ¿De qué modo? Si no le gana hoy a San Martín de Porres, aumentaría las chances de que los de Ischia se crucen con San Luis y que así deban afrontar, de alguna manera, la amaneza que hoy es la gripe porcina.

El temor por el contagio va más allá del fútbol: el virus de influenza cruzó más fronteras y ya alcanzó el nivel 5 de la escala de alerta, a uno del máximo. En México, de hecho, el fútbol es uno de los pocos deportes que se sigue practicando, aunque todos los partidos de Primera y de otras divisiones serán a puertas cerradas. Sólo se aplazó la final de la liga de Campeones de la Concacaf, entre Atlante y Cruz Azul. Y ayer se decretó que los restaurantes y centros comerciales deben permanecer cerrados hasta nuevo aviso.

Mientras tanto, los equipos mexicanos sufren por la situación. Tras lograr la clasificación, el plantel de San Luis debía volver vía Buenos Aires, pero como en Argentina los vuelos a ese país están suspendidos tuvieron que regresar por Brasil. Y los jugadores de Chivas, que ayer jugaron ante Everton, vivieron en Chile episodios de discriminación (ver aparte).

Por todo, hoy la Conmebol anunciará su resolución al respecto. Mientras, ayer la Copa sumó otro equipo mexicano en la próxima fase: Chivas. De los argentinos, sólo Estudiantes, por ser unos de los segundos, no se cruzará con ninguno. Pero Boca, de ser primero como todo indica, podría enfrentarse con uno u otro. ¿Alguien podrá ayudarlo?

Comentá la nota