El 95 % del territorio chaqueño con valores de déficit de agua

El 95 % del territorio chaqueño con valores de déficit de agua

La provincia del Chaco tiene un 95 por ciento del territorio cubierto con valores de déficit de agua producto de las precipitaciones del período septiembre a diciembre de este año.

Los valores superiores de déficit, mayores a 50 %, se ubican en la zona central y sudoeste de la provincia. Así lo establece el informe del ingeniero Hugo Rohrmann, director de Estudios Básicos dela Administración Provincial del Agua, al realizar un detallado documento sobre el panorama hídrico provincial.

Al referirse a las perspectivas meteorológicas para el trimestre diciembre de 2017 a febrero 2018, el Servicio Meteorológico Nacional hace una estimación de valores normales de las precipitaciones. Es decir, hay un 40 por ciento de probabilidad de que en el trimestre analizado las precipitaciones se ubiquen alrededor de lo normal, un 25 por ciento que sean superiores y un 35 por ciento de probabilidad de ubicarse por debajo de lo normal. 

El Servicio Meteorológico Nacional hace una estimación de valores normales de las precipitaciones para el Chaco.

Situación hídrica provincial

Ratificando el sello característico de las precipitaciones en el Chaco y en el Noreste del país, en la presente temporada de lluvias se observa nuevamente:

-Alta variabilidad de las precipitaciones, tanto en el tiempo como en las áreas que ocurren.

-Prácticamente todo el territorio provincial se encuentra con déficit de precipitaciones comparando con los valores históricos, con la sola excepción del área de influencia de Pampa de Indio.

-El último año hidrológico septiembre 2016 agosto 2017, claramente húmedo, con inundaciones en distintos sectores de la provincia.

Esto hace que al mismo tiempo se tengan que atender situaciones de inundaciones y sequías, sacar y llevar agua, saneamiento y riego, acciones y decisiones contrarias que desde el aspecto técnico y de gestión del recurso hídrico, es difícil de plantear en forma armónica y tratando de satisfacer los intereses afectados.

Por otra parte, debe relacionarse este comportamiento con las lluvias de los años anteriores caracterizados por la sequía (2002/2014), en el especial en el sector centro y oeste de la provincia, y otro ciclo caracterizado por excesos (2014/2017), para tener un panorama más completo, teniendo en cuenta que las precipitaciones en algunos casos modifican el nivel de las reservas hídricas superficiales y subterráneas, y en otros no sufren variaciones.

“El presente año hidrológico, si bien corto al ser 3 meses y medio el período bajo análisis, refleja claramente déficit de lluvias al ser contrastadas con los valores históricos o promedios”, asegura el profesional En el plano de anomalías, la provincia aparece con déficits más marcado superior al 50 % de anomalía negativa, en la zona central y este del territorio siguiendo la traza de la Ruta Nacional 16, el sector sudoeste y las zonas de influencia de Taco Pozo y El Sauzalito, y llegando al 70 % de déficit en la zona de influencia de Presidencia Roque Sáenz Peña.

Esta situación traducida a cantidad de agua caída significa lo siguiente: Tomando como ejemplo Presidencia Roque Sáenz Peña, el promedio histórico de esos 3,5 meses significan 299 mm, y lo que llovió en ese período este año alcanza a 46 mm, sólo un sexta parte de ese promedio histórico.

Esta situación provincial de ciclos de las precipitaciones es un sello del Noreste de Argentina y del Chaco en particular. Alta variabilidad espacial y temporal de las precipitaciones, las lluvias no son parejas en los distintos meses, sufren variaciones y altibajos muy marcados de un mes a otro, y de un lugar a otro, pasando de sequías a inundaciones, o dándose a la vez en algún sector del territorio.

Dentro de este comportamiento de las precipitaciones, debe recordarse que el período de sequía anterior de 12 años caracterizó el bajo nivel de reservas de agua existente, tanto superficial como subterráneo. El período húmedo posterior hizo recuperar rápidamente las reservas de agua superficiales, y en menor medida las subterráneas. En ese período faltó un año y en algunos sectores, dos años de lluvias -entre 1000 y 2000 milímetros-, modo elocuente de definir la situación crítica de reservas de agua, especialmente las subterráneas.

Perspectivas meteorológicas

La perspectiva trimestral elaborada por el Servicio Meteorológico Nacional, herramienta que en los últimos años tiene cada vez mayor precisión, para el trimestre Diciembre 17 - Febrero 2018 hace una estimación de valores normales de las precipitaciones. Esto se traduce en que los valores más probables de lluvias para el trimestre en curso alcanzarían aproximadamente los valores promedios históricos, que van de 320 a 430 mm según el lugar.

Finalmente, Rohrmann establece que los últimos informes de los organismos internacionales de investigación y aplicación, definen la situación del fenómeno del Niño en una fase de neutral a Niña débil de las aguas del Pacífico ecuatorial, con tendencia a mantenerse hasta el verano, para luego ir calentándose paulatinamente.

Coment� la nota