Terragno suma fuerza para su plan del Bicentenario

Terragno suma fuerza para su plan del Bicentenario
Lo presentó junto a dirigentes radicales y socialistas; faltó Carrió
Sin abandonar su habitual estilo mesurado, Rodolfo Terragno no podía disimular su satisfacción a medida que el salón donde ayer expuso su programa de desarrollo económico y social se abarrotaba de público. Luego de leer una carta de apoyo del vicepresidente Julio Cobos, que lo invitó a presentar el plan en el Congreso, el dirigente radical interrumpió sucesivamente su exposición para dar la bienvenida, uno por uno, a los políticos que se acercaron para escucharlo.

El auditorio, de mayoría radical, recibió con simpatía a los legisladores de la UCR Gerardo Morales, Ernesto Sanz y Oscar Aguad, así como al socialista Rubén Giustiniani y la líder de GEN, Margarita Stolbizer. En medio de las internas del Acuerdo Cívico y Social (ACyS), tampoco pasó inadvertida la presencia de la diputada por la Coalición Cívica y mano derecha de Elisa Carrió Patricia Bullrich.

Pero la mayor sorpresa, que se expresó en el silencio de algunos y la incomodidad manifiesta de otros, fue la llegada del senador kirchnerista por la Capital Daniel Filmus. Desde el atril, y minutos después de nombrarlo, Terragno resaltó "el liderazgo de los políticos que tienen una visión más amplia".

Es que, según indicó a La Nacion, su propuesta, que denominó "Plan 10/16" ?porque apunta a ser aplicada desde el bicentenario de la Revolución de Mayo hasta el de la Declaración de la Independencia?, necesita el consenso de las fuerzas mayoritarias para llegar a buen puerto.

"El núcleo del programa tiene que ser objeto de un acuerdo amplio, sin el cual no podrá garantizarse su continuidad", afirmó Terragno, para explicar: "La falta de consensos está en el origen del fracaso de las políticas de los últimos gobiernos".

Competitividad

En concreto, los ocho puntos del "Plan 10/16" establecen modificaciones que buscan influir no sólo en el actual rumbo económico del país, sino también en la base de la estructura tributaria del Estado, la educación y hasta la naturaleza del empleo público.

Si bien subrayó que toda reforma tributaria debe ser "gradual", Terragno propuso desgravar las ganancias reinvertidas y gravar la renta financiera, otorgar premios fiscales a la innovación y exportación, además de reducir los impuestos al trabajo y al consumo, "para aumentar el poder adquisitivo del salario", indicó.

"Hoy tenemos un Estado que se declara incapaz de cobrar impuestos y por eso cobra peajes obligatorios en los puertos, con las retenciones; en los supermercados, a través del IVA, y en los bancos, con el impuesto al cheque", advirtió.

A pesar de estos cuestionamientos, afirmó que está dispuesto a presentar su programa ante todas las fuerzas políticas, incluido el Gobierno, y fijó sus expectativas en la creación de un consejo nacional de la competitividad, "donde los sectores sociales discutan las políticas de ahorro, inversión, productividad e innovación". Ante la mirada del presidente de Shell, Juan José Aranguren, lo diferenció del Consejo Económico y Social, "que no es otra cosa que una gran paritaria", opinó.

Una vez finalizada la presentación, los pasillos del hotel Intercontinental fueron testigos de un pequeño cónclave entre Morales, Sanz y Stolbizer, quien, entre saludo y saludo de los militantes radicales, criticó la apuesta de la Coalición Cívica para organizarse como partido a nivel nacional (ver aparte).

Todavía en el salón, Terragno intentó tomar distancia de las peleas internas en el Acuerdo Cívico y Social y destacó sus coincidencias con todos sus referentes. Pero, consultado por la tensión entre Cobos y Carrió, eligió un ejemplo foráneo para definir su postura: "Lo importante es que las internas se resuelvan democráticamente, como cuando ganó Barack Obama y se acabó el hillarismo [por Hillary Clinton]".

Comentá la nota