Terrabusi: se agrava el conflicto y los empleados amenazan con cortar la Panamericana

La Policía, que mantiene rodeada la planta de Pacheco, podría intentar desalojar a los trabajadores que permanecen en el interior. Horas antes, impidieron el ingreso de los trabajadores del turno mañana.
El conflicto en la ex fábrica de Terrabusi se agrava. La Policía impidió hoy el ingreso de los trabajadores del turno mañana a la planta de Pacheco y amenaza con desalojar a los empleados que permanecen en el interior del edificio. Mientras tanto, unos 200 operarios y gremialistas evalúan volver a cortar la Panamericana.

"Esta madrugada ingresaron 20 vehículos con policías con la intención de producir el desalojo de la planta", explicó el delegado de los trabajadores César García. Y agregó que la empresa además dispuso que "el turno noche terminara antes su horario y no dejó intresar a los trabajadores del turno mañana".

A raíz de estos hechos, señaló García, los trabajadores permanecen "en estado de asamblea permanente", que mantendrán "hasta que la empresa cumpla con lo que dispuso

el Ministerio de Trabajo". Es decir, que le pague a los trabajadores la quincena que les adeuda.

Por su parte, otro de los delegados, Ramón Bogado, quien se encuentra en el interior de la planta, señaló que los empleados no tienen "información de la empresa" y que tampoco les ordenaron desalojar la planta.

Mientras tanto, frente al portón de ingreso de la fábrica -que da sobre la avenida Henry Ford- un grupo de trabajadores protesta en apoyo a sus compañeros que se encuentran en el interior de la planta.

Kraft tiene su planta paralizada desde el 18 de agosto, cuando envió unos 160 telegramas de despido con causa (sin derecho a indemnización) a operarios a quienes acusó de haber privado ilegítimamente de la libertad a empleados administrativos de la compañía, tras una asamblea ocurrida a principios de julio.

Como respuesta a los despidos, los trabajadores tomaron las instalaciones de la planta de Pacheco. Hace dos semanas, los empleados se enfrentaron con efectivos de la Policía Bonaerense y se produjeron serios incidentes.

El 9 de septiembre el Ministerio de Trabajo dio por concluida la conciliación obligatoria –que había dictado días antes- y dejó el conflicto en manos de la Justicia. Pero el lunes, el Gobierno volvió a intervenir en el conflicto. El Ministerio de Trabajo intimó a la empresa que pague "integralmente" los salarios de la última quincena.

Es que el viernes, Kraft había pagado 100% de los haberes únicamente a los operarios de dos sectores, depósito y mantenimiento. Los demás operarios cobraron con descuentos, incluso aquellos que no manifestaron su adhesión al cese de actividades.

Comentá la nota