Se terminó el contrato con la empresa que limpiaba la Ciudad y ahora la comuna se hará cargo

La empresa Lime dejará de operar este miércoles. La Municipalidad apeló a sus servicios cuando declaró la "emergencia ambiental"
En el medio hubo un llamado a licitación que fue ganado por otra firma que todavía no puede comenzar a prestar el servicio.

A partir del primer minuto de este miércoles vencerá el contrato que la empresa Lime tiene con la Municipalidad de Mendoza. Y desde ese momento la comuna tendrá que hacerse cargo de la limpieza y de la recolección de residuos de un área delimitada por la Costanera y calles Las Heras, Colón y Belgrano.

Eso ocurrirá hasta que la nueva firma que ganó la última licitación –Santa Elena- se haga cargo del servicio. En principio, la intención era poner en marcha ese contrato a partir del 21 de diciembre, pero todo indica que existirá una postergación que irá hasta febrero del año que viene.

Durante ese tiempo, la Municipalidad tendrá que apelar a los recursos propios para mantener limpia la ciudad. Se trata de una situación complicada si se tiene en cuenta que hace apenas algunos días, en una respuesta a un recurso de amparo en contra, la comuna respondió que no estaba en condiciones de afrontar ese trabajo por carecer de la estructura necesaria.

“Es cierto que no estamos en condiciones de brindar ese servicio de manera permanente, pero como se trata de una cuestión provisoria, vamos a hacer una reestructuración para poder cumplir con los vecinos”, informó la secretaria de Obras Públicas, Laura Profili.

Si bien el contrato con Lime terminó, la relación entre las partes no terminó de la mejor manera. Lime, que pertenece a Impsa, fue la empresa elegida por Fayad para encarar lo que denominó “emergencia ambiental” y contrató a 120 personas para llevar adelante esa tarea. Fue la figura impuesta desde el municipio para anunciar que la idea era convertir nuevamente a Mendoza en la ciudad más limpia del país, y de ese modo cumplir con la promesa electoral de recuperar la limpieza.

El vincula inicial con Lime era por tres meses, pero debido a las necesidades existentes, desde la comuna decidieron prorrogar el contrato hasta hoy. En el medio se desarrolló un proceso licitatorio para continuar con el trabajo que se había iniciado, y a ese llamado se presentaron Lime y Santa Elena.

En la apertura de pliegues, Santa Elena se vio favorecida, y generó una reacción por parte de los representantes de Lime, quienes denunciaron una serie de irregularidades y llevaron al caso de la Justicia. La medida cautelar fue rechazada y todavía no se resuelve la cuestión de fondo, aunque ese intercambio de opiniones alcanzó para resentir la relación.

Comentá la nota