Se terminó el boom de la construcción

El Colegio de Arquitectos y la Cámara de la Construcción manifestaron su preocupación por la caída en las solicitudes de permisos de edificación durante los últimos cuatro meses.

 Los profesionales coinciden en que si bien hay unas 300 obras en marcha, el futuro del sector está comprometido. "El declibe comenzó con el conflicto del campo pero desde entonces no se ha repuntado. Hay gente que obtuvo la habilitación y ahora prefiere perder el dinero pero no invertir", explicó a Rosario/12 Aureliano Saruá, presidente del Colegio de Arquitectos de Rosario. Rubén Llena, gerente de la Cámara de la Construcción, coincidió en que "es difícil que el año próximo mantengamos el mismo ritmo de trabajo que hubo en los primeros meses de 2008".

A la hora de establecer las causas de esta merma aparece el conflicto del campo como puntapié inicial y la aprobación del nuevo Plan Urbanístico que limita las edificaciones en el centro de la ciudad, el espacio más solicitado por inversores. "Construir en el centro ya no es negocio porque a partir de este código se han encarecido los costos en un 30 por ciento. Dejó de ser rentable para nosotros y también para los compradores. Por si fuera poco, el panorama de crisis económica internacional que reina por estos días ha profundizado la retracción", se lamentó Llena.

La incertidumbre paraliza y sirven de argumento las estadíticas oficiales: según los últimos datos del IPEC en junio de 2008 fueron apenas 12 los permisos de edificación para nuevas viviendas en el departamento Rosario, un 80 por ciento menos que las 91 registradas en el mismo mes de 2007 y desde entonces la actividad no ha podido recuperar su proyección.

En el Colegio de Arquitectos durante setiembre se presentaron un 20 por ciento menos de expedientes para construcciones que el año pasado, pero muchos no llegan a gestionarse ante el municipio y desde hace un mes crecen las consultas para anular el trámite.

La secretaria de Producción municipal, Clara García reconoció que desde agosto hay una desaceleración notable en dos rubros: la construcción y la industria de los bienes de capital. "Hay una crisis de expectativas, por lo que no se inician nuevos emprendimientos", admitió.

El director de Obras Particulares, Eduardo González, estimó que este año se aprobará la construcción de 150 edificios. "Hay que ver cuántos de esos permisos se concretan porque percibimos una tendencia a suspender los proyectos", remató Saruá.

Comentá la nota