Terminó la beca para un funcionario.

El ministro de Educación, Mariano Narodowski, parece decidido a tener un ciclo lectivo menos conflictivo que en 2008: ayer logró el desplazamiento de Walter Bouzada Martínez, un hombre cercano a la vicejefa de Gobierno, Gabriela Miccheti, virtual viceministro, pero que ocupaba el cargo de subsecretario de Inclusión Escolar y Coordinación Pedagógica.
Será reemplazado por Ana María Ravaglia, una docente de nivel inicial que se venía desempeñando como directora general de Educación Pública. Es dirigente gremial de un sindicato docente y la principal diferencia con su antecesor es que proviene del sistema educativo, y lo conoce. Desde hace tiempo, a Bouzada Martínez se lo responsabiliza por los dos conflictos que más desgastaron a Narodowski el año pasado, el de las becas estudiantiles y el de los salarios docentes. Su salida es el movimiento más importante pero no el único, ya que el ministro ha resuelto cambiar a buena parte de su gabinete, según pudo saber Página/12.

“Fue un cambio consensuado”, dijo a este diario una fuente del gobierno porteño. Si se tiene en cuenta que hace ya varios meses Bouzada Martínez había mudado su despacho desde el ministerio, en la avenida Paseo Colón, a las oficinas de Esmeralda 55, puede decirse que se consensuó al fin una salida largamente anunciada. Es que si bien Narodowski se hizo cargo en todo momento de la conflictiva modificación en la política de otorgamiento de becas, por lo bajo, sus colaboradores más cercanos atribuyeron el diseño de semejante despropósito al viceministro.

Pocas veces un gobierno creó un conflicto de tanto costo, sin ningún beneficio. Bajo el argumento nunca demostrado de que las becas se otorgaban por clientelismo, se modificó el criterio de distribución bajo fórmulas tan extravagantes que quedaron sin beneficio miles de chicos carenciados y hasta adolescentes madres y chicos que retornaban a la escuela después de haberla abandonado. Para hacer esa modificación se perdió tanto tiempo que las becas se pagaron cuando promediaba la segunda mitad del año, después de reclamos de la Defensoría del Pueblo. Esto generó movilizaciones de estudiantes, tomas de escuelas y paros docentes, hasta que el gobierno revisó la medida.

El otro conflicto fue por el reclamo salarial docente. La relación con los gremios estuvo a cargo de Bouzada Martínez, aunque hay que reconocer que fue Mauricio Macri el que dijo que no había plata para aumentos. Finalmente se otorgaron 110 pesos no remunerativos, que ahora deben pasar al básico, pero hubo más de una docena de días sin clase por paro docente.

Ayer, el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, fue consultado en un acto público sobre la situación de Bouzada Martínez y se limitó a responder que su salida obedece a “cambios que hacen los ministros, tras el análisis de su gestión”.

El ex funcionario llegó al viceministerio con el respaldo de Miccheti. Perteneció al llamado grupo “Festilindo”, como se conoció a quienes llegaron a la política de la mano de Mauricio Macri, para diferenciarlos de los provenientes del peronismo. Integró la lista de legisladores en el poco expectante puesto 12 en 2003 y luego formó parte de los equipos de la Fundación Creer y Crecer, como coordinador de Gobierno y Reforma Política. Lo reemplazará Ana María Ravaglia, para quien éste es su segundo ascenso. Empezó en la actual gestión como directora de Nivel Inicial (jardines de infantes) y fue promovida a directora general de Gestión Estatal. Pertenece al gremio Camyp (Confederación de Maestros y Profesores), uno de los quince en que se divide la actividad docente porteña, del que fue su secretaria general. El gremio fue uno de los que acompañó los primeros paros por el reclamo salarial, pero también uno de los tres que acordó el aumento otorgado por Macri.

El titular de UTE/Ctera, Francisco Nenna, evaluó que el desplazamiento de Bouzada Martínez es una muestra de “el fracaso de la gestión educativa del ministro Narodowski, producto de la debilidad macrista en el manejo de la educación”. “Lo que puede variar –reconoció– es que Ravaglia conoce el sistema.”

El cambio no será el único. Este diario pudo saber que también habrá modificaciones en otras áreas, como las direcciones de Educación Técnica, Media, Formación Docente y Primaria. “En todos los casos el criterio es el mismo: se designará a gente que conoce el sistema”, dijeron fuentes del gobierno.

Comentá la nota