"Se terminarán todas las obras licitadas"

"Se terminarán todas las obras licitadas"
Graciela Rosso admitió que la comuna sufre un "defasaje" económico por el atraso en los valores de las tasas y el costo de los servicios. También dijo que no queda margen para gastar luego de cubrir las demandas en salarios y salud. "Provincia no financiará obras nuevas, pero no ocurre lo mismo con Nación", expresó, en diálogo con EL CIVISMO.

- ¿Recibió malas noticias desde el Ministerio de Economía de Provincia?

- Había pendiente una reunión con Economía de Provincia por necesidad de intercambio de información. Antes de las elecciones habíamos evaluado el primer semestre, con datos de la recaudación, de coparticipación y ejecución presupuestaria. Y la idea era volver a juntarnos después de las elecciones para evaluar cómo seguir en el segundo semestre. Pero el mismo tema se trató meses atrás en una reunión con el gobernador y sus ministros. Se repasó municipio por municipio y se contrastaron los datos de unos y otros. Con Arlía hablamos varios ítems, en particular el agregado del gasto por la emergencia de gripe A. Provincia ayudó pero también tuvimos que disponer de recursos municipales. Otro de los temas que se habló es la cuestión salarial a partir de los aumentos acordados. Y se pasa en limpio cuánto resta recibir en el año de la coparticipación. Esto se basa en lo que se espera recaudar y lo que realmente se termina recaudando. Suelen existir diferencias y esos temas fueron los analizados.

- ¿Cuál es la situación?

- Tenemos un adelanto de coparticipación que pedimos a Provincia, que Provincia nos dio y que aún no lo están descontando. Y también recibimos un Fondo Solidario que estamos recibiendo por retenciones pero no se puede utilizar libremente. Viene estipulado que se gaste en salud, educación o infraestructura, pero en obras y no en bienes corrientes. Tampoco pueden usarse en medicamentos o en pago de salarios cualquiera sea la necesidad.

Por eso el ministro de Economía de Provincia ya le envió a su par de Nación un pedido para que ese fondo sea liberado en su uso dentro de cada municipio.

- ¿En qué instancia está ese pedido?

- Esa solicitud se encuentra en el Ministerio de Economía de Nación. Pero al margen de eso, tengo pedida una reunión con Nación por una solicitud de ATN que en parte ya nos fue transferida. Allí podré hablar de la liberación de esos fondos.

- ¿En qué porcentaje está la recaudación municipal?

- Más que con la recaudación, nosotros tenemos problemas con los montos. Las tasas municipales están atrasadas porque estamos cobrando con costos del año 2006. Con mucha de nuestra recaudación estamos solventando cuestiones que deberíamos tener cubiertas con el costo de la tasa. Hay un defasaje propio de la desactualización. Por eso pedimos el tratamiento en el Concejo Deliberante de un cambio en la tasa de recolección de residuos. Pero a eso hay que sumar el aumento salarial y el incremento en insumos. En resumen, el defasaje que se genera es de mucha plata y se origina la necesidad de aumentar las tasas.

Pero hay otros aumentos tarifarios que requerimos para el funcionamiento del municipio. Se están cobrando trámites a menos de lo que salen los papeles que se necesitan para realizarlo. Y en muchos casos son trámites que deben realizar empresas importantes. Eso fue generando una desfinanciación. Y aclaro que el porcentaje de recaudación había disminuido durante la crisis, pero en otros aspectos mejoró. Eso sí, heredamos un porcentaje de recaudación muy bajo. Hay tasas que se cobraron 60 pesos por todo el año, con un servicio que cuesta mucho más que eso. Eso hace que en el monto total no se note.

- Pero si se suben las tasas lo más probable es que también baje el porcentaje de cobrabilidad.

- Tratamos de lograr un aumento progresivo para que paguen más quienes más tienen. Y las tasas tienen que ver con el uso. Hoy no hay diferencia, por ejemplo, entre hacer una casa tipo de una familia humilde y hacer una casa enorme o un edificio. La diferencia a pagar es mínima pero la inversión no.

Y hay que tener una cultura de tributación, que no siempre está relacionada con menos pago de los que menos tienen. Esto más allá del control de los organismos correspondientes y de gastar como se debe.

- ¿Por qué no se trata el presupuesto 2009? ¿Es por la falta de información, como la cantidad de empleados que hace tiempo pide el bloque de la Unión Vecinal?

- Toda la información del presupuesto está y estamos enviando sin ningún problema los datos de los empleados. En el Concejo están estudiando los detalles, pero para aprobar el presupuesto necesitamos primero la aprobación de la ordenanza Fiscal y Tarifaria. Pero estamos mandando toda la información anexa.

- ¿Es prácticamente imposible hacer grandes obras con recursos municipales?

- Acá hay un problema de coparticipación, que excede a Luján y que afecta a toda la provincia. Si Buenos Aires no recibe los puntos de coparticipación que corresponde nosotros también nos vemos perjudicados. Nosotros estamos pidiendo una revisión de los índices de coparticipación porque el 50 por ciento del monto provincial tiene que ver con los indicadores de salud. Lo que existe es un arrastre de un déficit fiscal que comienza con lo que recibe la provincia. Compensar esto es imposible. Por eso en la última reunión de alcaldes en Mar del Plata pedimos a la presidenta de Nación que si no se puede discutir la coparticipación nacional, por lo menos que Nación articule algún mecanismo directo de ayuda para los municipios. Una forma sería subvencionarnos los combustibles. Ese es un gasto fuerte para cualquier municipio. Y ver si nos pueden bajar el IVA en lo que nosotros compramos. Pero también pedimos que Nación se haga cargo, a través de una transferencia a los municipios, del sostenimiento de la Atención Primaria. Eso aliviaría las erogaciones en salud. Hoy, entre sueldos y salud se consume prácticamente todo el presupuesto. Por eso hacer obras es muy difícil porque no queda resto. Los gastos fijos son muy altos y nunca queda resto para obras, salvo el fondo específico que se usa en obras, pero menores. Esa es la realidad.

- Provincia admite que se van a restringir obras. ¿Qué informó a las autoridades locales?

- En la reunión que tuve con Arlía y antes con Scioli, se aseguró que las obras de la ruta 192 se van a terminar; lo del Puente de las Tropas también y lo mismo ocurre con toda la red de agua financiada por el BID a través de Provincia. Lo que tenemos son problemas para la entrega de las obras por problemas en cada obra, puntualmente en la calidad de algunas de ellas. Nada quedará incluso de las obras previstas. Y lo mismo pasará con las obras de Nación. Ya se envió la documentación para recibir los anticipos para el inicio de la obra de cordón cuneta, pavimento y de iluminación. En el mismo cuadro está el gas del barrio Beláustegui. Ocurre que el desembolso de dinero se atrasó por la aprobación de los convenios. También está comprado todo el equipamiento para la Terapia del Hospital. Pero gran parte de lo previsto para invertir en su montaje total se gastó en la gripe. Igual buscamos financiación y además necesitamos el aval del Concejo porque ese espacio implica un gasto mensual de 250 mil pesos. Es un expediente anexo que se envió con el presupuesto a tratar.

Las demás obras están en conversación con Nación. Lo que sí no hará Provincia es nuevas obras. Esa restricción existe. Y Provincia tampoco financiará nada que no esté previsto en programas específicos. No ocurre lo mismo en Nación, donde tenemos autorizadas cinco nuevas cooperativas de trabajo.

El panorama en Provincia

El gobernador Daniel Scioli garantizó esta semana, en un encuentro que mantuvo con nueve intendentes opositores, que su gobierno aportará recursos propios para evitar que las comunas dejen de pagar sueldos a empleados y obligaciones a proveedores en el marco de la delicada crisis financiera que atraviesa la provincia.

No obstante, y ante una serie de planteos formulados por los jefes comunales para que Scioli reclame a Nación la llegada de nuevos fondos, los funcionarios bonaerenses que acompañaron al gobernador rechazaron esa posibilidad al señalar que "no es el momento" de confrontar con el gobierno de Cristina Kirchner ya que la Provincia necesita del auxilio nacional para no desdoblar el pago de salarios a estatales antes de fin de año.

Varios intendentes consultados por la agencia DIB fueron más allá: según dijeron, los funcionarios bonaerenses aseguraron que la Provincia ya acordó con Nación un apoyo financiero de unos 2.200 millones de pesos, cifra que estima el gobierno bonaerense necesitará para pagar salarios en tiempo y forma en lo que queda del año.

Entre otros puntos, los intendentes pidieron gestiones ante Nación para incrementar la coparticipación (ver nota principal) que recibe la provincia a través del Impuesto al cheque así como poder utilizar los fondos de la coparticipación de la soja para gastos corrientes.

Los intendentes también pidieron a Scioli que fije un piso de coparticipación provincial para poder proyectar gastos en lo que queda del año, pedido que fue denegado, tal como ocurrió en otra reunión con una decena de intendentes opositores.

En cambio, el mandatario provincial prometió auxiliar a los municipios con graves complicaciones financieras a través de adelantos de coparticipación y Aportes del Tesoro Provincial (ATP), tal como viene ocurriendo desde hace meses. Los intendentes se quejaron porque, según dijeron, "de este modo se premia a las malas administraciones".

Por su parte, la secretaria de Política y Coordinación Económica, Nora De Lucía, reiteró el optimismo oficial: dijo que esperan una recuperación económica en el último cuatrimestre del año que permitiría girar los fondos coparticipables proyectados a principios de año, que hasta el momento se han visto recortados en un 2,7 por ciento según datos oficiales, y hasta un 10 por ciento según los intendentes.

DIB destaca que a nivel provincial, la recaudación por impuestos –de donde surge la coparticipación a los municipios- se incrementó en agosto sólo un 21 por ciento en comparación con igual período del año anterior, convirtiéndose en el nivel de recaudación más bajo del año después del de febrero.

Comentá la nota