En la Terminal de Omnibus hubo controles de descanso y nivel de alcoholemia en choferes

Fue en el marco de un operativo dispuesto por la Provincia, que no arrojó infracciones, se dijo desde la Terminal. Con la ciudad a pleno, volvieron los problemas de alojamiento.
Por disposición de la Jefatura de Gabinete provincial, a través de la Dirección de Política y Seguridad Vial, se realizan durante todo el fin de semana largo operativos de control del descanso de choferes y el nivel de alcoholemia en sangre en aquellos conductores de ómnibus y micros de corta, media y larga distancia.

Las inspecciones son realizadas por personal del Ministerio de Trabajo y del Registro Provincial de Expendio de Bebidas Alcohólicas (ReBA), dependiente del Ministerio de Desarrollo Social.

Mariano Hidalgo, de la Dirección de Política de Seguridad Vial, explicó que "estos operativos que coordina la Jefatura de Gabinete, a cargo de Alberto Pérez, no son hechos aislados y los controles que se realizarán durante todo el fin de semana largo en los peajes de las rutas más transitadas y en los corredores libres de alcohol en la zona metropolitana, son parte de la política de seguridad que lleva adelante el gobernador Scioli".

Por su parte, Omar Comelli, director de Inspecciones del Ministerio de Trabajo provincial, sostuvo que "hemos recibido la instrucción del ministro Oscar Cuartango de realizar controles en las terminales de los principales centros turísticos de la provincia y paradores en el Conurbano Norte y Sur. En ellos se fiscaliza -además de la registración laboral de los choferes- la posesión de la libreta de trabajo, el cumplimiento de la jornada de trabajo y fundamentalmente el respeto del descanso de 12 horas entre viajes".

Estos controles se suman a los que viene realizando el Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Baldomero Alvarez de Olivera, de los que participan los ministerios de la Producción, Jefatura de Gabinete, el Ministerio de Trabajo, de Seguridad, y el Ministerio de Infraestructura controlando la venta y el consumo excesivo de alcohol.

En Tandil, sin problemas

Los choferes que pasaron por Tandil en las últimas horas también se vieron afectados al operativo de control. Desde la Terminal de Omnibus se dijo a este Diario que principalmente ayer por la mañana "hubo personal de la Provincia que se encargó de controlar" a los trabajadores del volante.

"No percibimos nada anormal, porque todos los choferes pasaron los controles y los coches siguieron hacia sus destinos. Acá no hubo necesidad de bajar a ninguno", explicaron.

Las mismas fuentes señalaron que recién ayer por la tarde la Terminal retomó su ritmo habitual, ya que en horarios anteriores había sido incesante la llegada de turistas, en gran cantidad de unidades adicionales.

Asimismo, explicaron que el ritmo volverá a inquietarse a partir del lunes por la tarde, jornada en la que está prevista una masiva partida de unidades para transportar a los turistas a sus destinos de origen. "En la madrugada del martes se dará la mayor cantidad de salidas", puntualizaron.

Turistas a la deriva

Otro dato que alcanzaron a este medio desde la Terminal, no sin preocupación, tuvo que ver con la gran cantidad de personas que no consiguieron alojamiento y debieron pasar la noche en ese lugar.

"Realmente hubo muchas personas que se quedaron sin techo. Nos vienen a pedir continuamente datos sobre alojamientos, pero evidentemente no hay", dijeron en principio.

Los trabajadores remarcaron que ésta no es la primera vez que ocurre. "Tratamos de explicarle a la gente que Tandil no es el de antes, y que ahora hay que venir con reservas, porque las plazas disponibles no alcanzan", agregaron.

Sobre las condiciones climáticas de las últimas horas, que agravaron la situación, observaron que "da pena ver a madres con chiquitos durmiendo aquí, en un día frío y lluvioso. La verdad que resulta necesario difundirlo, para que los turistas en próximas ocasiones tomen sus recaudos", finalizaron.

Comentá la nota