Terminal de ómnibus: Advierten sobre el impacto que generará su traslado en la actual zona

En el marco de una recorrida por las obras de la anunciada Ferroautomotora, el intendente Pulti aseguró este lunes que la estación de ómnibus comenzará a funcionar en el predio de 25 de Mayo y San Juan antes de fin de año.
Por su parte, desde el Centro de Investigaciones Ambientales de la Facultad de Arquitectura, el Arq. Guillermo Bengoa advirtió sobre los impactos que generará la terminal en su nueva ubicación y las consecuencias que sufrirá la actual zona, en la que habrá una merma de movimiento vehicular, peatonal y comercial. “Cualquier buen lugar mal formalizado se transforma en un mal lugar para la ciudad y sobre todo, para los vecinos del sector”, aseguró en declaraciones a 0223.com.ar.

OTRA RECORRIDA DE PULTI POR LAS OBRAS

Tal como sucedió hace pocas semanas, el intendente Pulti, acompañado por parte de su gabinete y concejales de Acción Marplatense, recorrieron otra vez este lunes el predio de 25 de mayo y San Juan, donde se desarrollan las obras de la anunciada estación ferroautomotora, más precisamente el sector correspondiente a los micros de larga de distancia que llegarán y partirán desde nuestra ciudad.

En la oportunidad, el Jefe Comunal aseguró que “antes de fin de año, la nueva estación de Ómnibus funcionará en el nuevo espacio lindero a la estación del Ferrocarril”.

Asimismo, relató que "durante las primeras semanas de marzo se comenzará con el montado de las estructuras metálicas del techo, una vez que se concluya con las columnas de hormigón que hoy vemos se están terminando. Estos avances que vamos observando nos acercan al objetivo de que durante el 2009 esté concluida la nueva Terminal de Ómnibus. Durante los meses de junio, julio y agosto, según lo que ha informado el concesionario, se espera que aquí estén trabajando entre 300 y 400 personas. El objetivo es que cuando esté terminando el 2009, Mar del Plata tenga su nueva Terminal de Ómnibus".

Finalmente, destacó el hecho de que en la obra “trabajen 100 obreros y que durante los meses más crudos del invierno se tripliquen; son puestos de trabajos genuinos que la ciudad genera".

ADVERTENCIAS

En declaraciones a 0223.com.ar, el Arquitecto Guillermo Bengoa, miembro del equipo de investigación del CIAM (Centro de Investigaciones Ambientales) de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) y profesor de la Maestría en Gestión Ambiental del Desarrollo Urbano, sostuvo que se deben analizar los impactos ambientales que se producirán tanto en la actual estación de ómnibus como en la que se encuentra en construcción, ubicada en San Juan y Luro, una vez que las instalaciones sean trasladadas a ésta última.

“Una transformación urbana de este tipo tiene dos consecuencias importantes: la primera es qué sucede en el lugar nuevo en el que se produce el traslado, y la segunda, qué pasa en el lugar viejo en donde se producen determinadas actividades como el vertedero de residuos o la circulación de colectivos y de un momento a otro deja de hacerse”, explicó.

En ese sentido, el especialista, que Integra las Cátedras de Historia de la Arquitectura e Introducción a la Gestión Ambiental , además de proyectos interdisciplinarios sobre Planificación y Gestión del Desarrollo y la Problemática Ambiental Urbana y Regional; reflejó que “los impactos que se producen tanto en el lugar viejo como en el nuevo, no están del todo considerado en el actual proyecto”.

“Cuando se produce un cambio tan fuerte en cantidad de movimiento de autos, colectivos y personas y en lo que refiere a lo comercial, puede ocurrir lo que se denomina un proceso de tuburización, es decir, se desvaloriza el lugar ante la merma de la actividad”, señaló en relación a la estación situada en Sarmiento y Alberti.

“También –continuó- ocurre que los corredores inmobiliarios, al no haber nada en esos terrenos, compran esos lotes a menor precio y después lo utilizan para transformar la zona, por ejemplo, en un centro comercial”.

Con respecto a los efectos que podría haber en la zona de 25 de Mayo y San Juan ante el emplazamiento de la nueva estación terminal, Bengoa indicó que serían “similares a los anteriormente detallados, pero al revés”.

“El mayor movimiento de personas, de tráfico de colectivos y por dónde van a entrar a la ciudad, qué va a pasar con ese barrio relativamente tranquilo, la calidad del pavimento; son algunos de los impactos ambientales”, indicó.

En consecuencia, Bengoa consideró que son efectos que deben ser previstos “desde la Municipalidad , desde el poder público y crear un Código de Ordenamiento Territorial que regule esas actividades”.

“Hay que pensar qué se quiere hacer en esa zona, llevarlo a una discusión pública, con la gente del lugar y en el Concejo Deliberante, para, de acuerdo a eso, elaborar las herramientas de legislación e impositivas necesarias y llevar adelante la iniciativa”, aseveró.

Y sentenció: “No parece desacertado el lugar elegido, por que está cerca del centro y aprovecha un vacío urbano, pero hay que prever una serie de consecuencias porque sino va a ser un mal lugar”.

“Cualquier buen lugar mal formalizado se transforma en un mal lugar para la ciudad y sobre todo, para los vecinos de la zona”, concluyó.

Comentá la nota