Se termina el misterio sobre el Código

Ediles opositores reclaman copia del proyecto con las modificaciones al Código de Planeamiento, que ya estaría en el Concejo Deliberante. Existe mucha incertidumbre con el manejo de los tiempos.

Se está terminando el misterio sobre las futuras reformas al Código de Planeamiento Urbano. Al parecer, los informes que hasta ahora vienen manejando los concejales son sólo versiones parciales, y preliminares, de los cambios que plantearía el departamento Ejecutivo a la norma que regula el uso del suelo y las construcciones en el partido de La Plata. Los aspectos de esta iniciativa que generan más controversias, dado que que esconden negociados millonarios, fueron expuestos por Hoy en la edición de ayer.

Los ediles de la oposición creen que ya está en el Concejo Deliberante el polémico proyecto de ordenanza que contempla, punto por punto, todas las reformas al Código de Planeamiento Urbano. Están seguros de que reposa en el escritorio del presidente del cuerpo, Javier Pacharotti. Tal es así que algunos le reclamaron una copia. Al parecer sin éxito hasta ahora.

La última sesión levantó voltaje por las irregularidades en el trámite de un expediente que, precisamente, tiene como tema la rezonificación de terrenos ubicados en City Bell. El nuevo Código contendrá cambios mucho más significativos, y cabe la probabilidad cierta de que sea tratado de aquí a diciembre, un período en el que se debatirán normas vitales para la gestión municipal.

El próximo 28 de octubre, la Asamblea de Mayores Contribuyentes, integrada por los 24 concejales y 48 vecinos elegidos al efecto, deberá sancionar la ordenanza fiscal impositiva que trae como novedad los aumentos en las Tasas por Servicios Urbanos Municipales, junto a las de Seguridad e Higiene.

Durante el mes de noviembre el Ejecutivo deberá remitir el presupuesto para el ejercicio 2010 para su aprobación por el Concejo Deliberante. Estas dos normas están relacionadas entre sí, ya que la recaudación propia financia el 50% del giro presupuestario del municipio.

La reforma al Código de Planeamiento es el tercer proyecto de peso que deberá pasar por el cuerpo antes de fin de año, en sesiones ordinarias, con la actual composición, o en sesiones extraordinarias convocadas durante el mes de diciembre. En este caso, con 12 ediles que recién asumirían su banca.

Desde el oficialismo trascendió que contarían con el número necesario de votos para aprobar sin problemas las dos primeras iniciativas. Pero manifiestan dudas respecto del manejo de los tiempos con el Código de Planeamiento. Habrá que ver cómo evoluciona la situación a partir de todas estas novedades. Un termómetro será la reunión del próximo miércoles, en la que habrá que observar no sólo cómo actúa la oposición, sino fundamentalmente el bruerismo y sus aliados.

Relaciones de fuerzas en el Concejo

El escenario de estas votaciones cruciales se presenta con una oposición fragmentada: 2 ediles de la CC-ARI; 2 del Nuevo Encuentro, la corriente de Martín Sabbatella (ambos desprendidos del ARI); 2 del FPV-PJ que responden al actual ministro de Justicia Julio Alak y 3 por Unión-Pro. Generalmente son 9 votos por la negativa a los proyectos del Ejecutivo.

Del otro lado tenemos al FPV-PJ-Frente Renovador Platense, que responde al intendente Pablo Bruera. Las tensiones internas de este espacio integrado por 11 concejales, en el cual conviven desde referentes del peronismo ortodoxo hasta representantes de los movimientos sociales kirchneristas, pasando por ediles de perfil vecinalista, se puede graficar con este paradójico ejemplo: mientras que la presidencia del bloque le pertenece a Susana Gordillo, una militante del PJ, los proyectos del Ejecutivo son defendidos a capa y espada por Teresa Razzari, que es presidenta bonaerense del Partido del Progreso Social (un desprendimiento del socialismo), y que registra un anterior paso por el cuerpo como integrante del bloque del ARI.

En un espacio intermedio, pero usualmente votando con el oficialismo, se encuentran cuatro bloques unipersonales de ediles que tienen su origen político en el partido Justicialista.

Las negociaciones para unificar las posturas dentro del bloque bruerista, y mantener próximos a algunos de los concejales "no alineados", suelen ser piloteadas por el entorno de mayor confianza del intendente. A veces, en la más absoluta reserva. Tan es así, que muchos ediles oficialistas suelen enterarse de las iniciativas del departamento Ejecutivo a través de los medios de comunicación.

Comentá la nota