Termina año de gloria para el mercado: se ganó hasta un 300%

Termina año de gloria para el mercado: se ganó hasta un 300%
EL PAÍS FUE ATRACTIVO PARA LA ESPECULACIÓN Y LLEGARON DÓLARES DEL EXTERIOR
La Argentina fue generosa con los que aman el riesgo. Mientras las tasas de interés en Estados Unidos rinden apenas el 0,25% anual, los cupones y bonos argentinos dieron ganancias que se acercaron al 300%.

Estaba tan atractivo el país para especular que llegaron dólares todo el año. Por eso la divisa abundó y en todo 2009 subió apenas el 10,30%. Diciembre terminó con una tranquilidad desconocida porque los inversores no tomaron las ganancias que consiguieron. Van por más.

Los cupones PBI que nacieron adosados a los bonos del canje de la deuda (Discount, Par y Cuasipar) pero cotizan por separado, comenzaron a subir después de la mitad del año, cuando la relación entre el precio y el dividendo que pagaban a mediados de diciembre era más que ventajosa. Después del pago de la renta, se quedaron y tuvieron una fuerte caída, pero resurgieron sobre el fin de mes porque los inversores creen que el Gobierno va a subestimar la inflación y sobreestimar el crecimiento. Son las ventajas de tener un INDEC dependiente, que traduce en números los deseos presidenciales y no la realidad.

En estas circunstancias, el cupón en dólares, que tiene legislación Nueva York, subió un 296%.

En pesos, lo más destacado pasó por el Bogar 2018, un bono de las provincias que avanzó el 278,77%. Otro título en pesos que tuvo un buen año fue el Bocon Pro 12, con un alza del 259,58%.

Sorprendente

Entre los posdefault en dólares, sorprendió el Boden 2015, que comenzó la primera parte del año con alzas intensas. En junio ya había subido casi el 200% y terminó el año con una mejora del 246,55%.

Las acciones también tuvieron un excelente 2009. El promedio de las líderes que integran el índice Merval mejoró el 115,95%. Nunca la Bolsa subió tanto en un año. Claro que si se le descuenta la inflación real, 2003 fue mejor época para los inversores.

Los más conservadores, que se mantuvieron en el plazo fijo, ganaron alrededor del 15% anual, pero si se pasaron a bonos de tasa fija en pesos consiguieron ganancias de hasta el 17%, y si suscribieron obligaciones negociables obtuvieron hasta el 22%.

El oro, que fue un boom el último tiempo, no fue de lo mejor del año, ya que subió tan solo el 24%.

El euro tuvo mejor comportamiento que el dólar, pero comparado con las demás inversiones, la ganancia fue irrelevante: apenas el 14,40%.

La Argentina sigue sorprendiendo. Es un país que tiene los bonos de más alta renta del mundo y un riesgo-país que se acerca a 700 puntos. Por eso puede producir grandes ganadores o grandes quebrados. No hay término medio.

Comentá la nota