Se termina el dragado del Arroyo

Se cumplen los seis meses previstos para los trabajos emprendidos en el arroyo Pergamino, los que están finalizando sin mayores contratiempos.
El director de Obras Públicas, arquitecto José Salauati, al ser consultado por El Tiempo efectuó un balance sobre los trabajos de dragado que se realizan en el Arroyo Pergamino.

-¿Cómo están concluyendo las tareas?

-En el dragado del arroyo estamos en la etapa final del convenio que firmamos con la Dirección Provincial de Hidráulica. El 23 de octubre tendría que estar terminado, porque se cumple el plazo de seis meses que se había acordado. Al momento de esta entrevista, el trabajo se realizó en gran medida. Falta terminar de recoger toda la tierra que queda en el valle de inundación del arroyo. Esto lleva su tiempo porque apenas se saca el material está húmedo para poder manipularlo, cargarlo y trasladarlo. Hay que esperar y en la espera por ahí llueve y los plazos se extienden. Tratamos de hacer la mayor cantidad de traslados con equipos municipales, para abaratar costos, pero no obstante también hemos contratado equipos privados para acelerar la realización.

- Al finalizar los trabajos, ¿juzgan que el resultado ha sido satisfactorio?

- Estamos conformes con el trabajo, y en general ha tenido muy buena repercusión, incluso vecinos que conforman la Comisión del Paseo Ribereño han estado monitoreando el trabajo, y hemos mantenido reuniones con funcionarios de la Dirección de Hidráulica, quienes siempre han estado atentos para responder nuestras consultas.

- ¿Algún detalle?

- No se trató de una profundización del lecho original, sino que se ha tratado de mantener el lecho del arroyo que era la recomendación técnica. En la zona cercana a la represa, en el tramo comprendido aproximadamente entre bulevar Rocha y el primer puente peatonal, la cantidad de residuos extraídos era mayor que en la parte siguiente. Otro aspecto importante es el perfilado que se hizo, porque va a facilitar notablemente el mantenimiento, entre otras cosas, porque cuando era irregular con alguna forestación y algunos islotes que se daban por sedimentación, se complicaba la limpieza y el mantenimiento. Con un perfilado regular ahora nos permitirá trabajar con más prolijidad y mayor rapidez.

- Con respecto a la limpieza, ¿cómo piensan actuar?

- Hay una cuadrilla que estuvo trabajando todo este tiempo parcialmente, la cual va a retomar el trabajo habitual, permanentemente dedicado a la limpieza del cauce y del valle de inundación y las márgenes del arroyo. En el terra-plenamiento y el relleno lateral del valle de inundación, hay tierra que se trajo de relleno, y ahora vamos a ir saneando todo ese borde para que además tenga también una buena apariencia.

- ¿Todo salió de acuerdo a lo esperado?

- Hubo algunos imponderables, propios de esta actividad. Tuvimos un principio de incendio en una de las máquinas, luego esa misma máquina quedó en una posición difícil, y al forzarla tuvimos un problema con el motor pero Hidráulica logró hacerlo funcionar nuevamente. Y una vez nos robaron una batería, pese a que se había dispuesto vigilancia.

- Cuando extraigan la tierra acumulada, ¿qué se hace?

- A la tierra, por las dudas, la hicimos analizar en La Plata, por si tenía algún componente contaminante. No lo ha tenido, pero igualmente por precaución la trasladamos a la planta de relleno sanitario. En el caso de la tierra de borde, que era de otra característica, ha ido a rellenar alguna cava y la estamos utilizando en parte en el relleno de los viejos piletones del Parque Municipal, donde vamos a ganar espacio verde. Luego del retiro de la tierra haremos una pasadita de la motoniveladora para recomponer la pendiente natural que tenía el valle de inundación y por último aguardar que la gramilla vuelva a crecer

Comentá la nota