Río Tercero hace 14 años que pide justicia

Río Tercero. Para evocar los 14 años de las explosiones de 1995 en la Fábrica Militar, que dejaron siete muertos y destruyeron una parte de la ciudad, Río Tercero repitió ayer el rito de movilizarse para reclamar "verdad y justicia".
Una misa frente al predio donde se originó el siniestro, una ofrenda floral en el monolito que recuerda a los muertos, una radio abierta y una marcha hasta la plaza San Martín, que convocó a algo más de 500 personas, formaron parte de las acciones. Los manifestantes se encolumnaron detrás de un grupo de jóvenes que sostenían pancartas con reclamos de justicia y que en cada esquina hacían representaciones teatrales evocativas.

En la marcha, Patric Holicoeur, de 15 años, pidió que "se repitan más movilizaciones y no sólo cada 3 de noviembre, para que esto no se olvide". A metros y a paso más lento, Elicia Gautero (76), apuntó que "hay que reclamar porque a esta ciudad le dispararon con bombas y eso no se olvida". En la otra punta, Marta Quiroga (69) apuntó: "Todavía pego saltos cuando escucho una puerta que se cierra fuerte y jamás me podré olvidar de ese día de las bombas".

Por su parte, Ana Gritti, viuda de uno de los fallecidos, única querellante en la causa penal y pieza clave para sostener abierta la investigación, resumió ayer:

"Nos mintieron desde el primer momento diciendo que era un accidente, pero luego logramos comprobar que era un verdadero atentado y avanzamos". Gritti reclamó también que los tiempos judiciales no se traben.

De la marcha participaron también algunos de los 12 mil riotercerenses que iniciaron juicios reclamando indemnizaciones al Estado nacional por los daños provocados. El Congreso nacional tiene en análisis actualmente una ley para disponer el pago de resarcimientos, que evite la espera de esos juicios, aunque los montos que involucra no satisfacen hasta ahora a los sectores querellantes.

Mientras, la causa penal sigue sin esclarecimiento. A 14 años, con varios procesados y ningún detenido, el caso judicial sigue en trámite.

Comentá la nota