La UNC es la tercera universidad en rechazar los fondos mineros

El Consejo Superior lo decidió por amplia mayoría / La Casa de Trejo se suma así a las universidades nacionales de Río Cuarto y Luján, que devolvieron varios millones de pesos de regalías.
La Universidad Nacional de Córdoba (UNC) se sumó al selecto club de las tres únicas casas de estudios nacionales que rechazaron los fondos provenientes de las utilidades de la mina Bajo La Alumbrera, en Catamarca. Las otras dos son la Universidad de Río Cuarto y la de Luján. Más de 20 ya aceptaron los fondos.

El Consejo Superior, con una amplia mayoría, incluido el voto de la rectora Carolina Scotto, resolvió rechazar los 3,5 millones de pesos que le correspondían de acuerdo a la ley 14.771.

En los fundamentos de la resolución, que tuvo 29 votos favorables y seis en contra, la Casa de Trejo advierte en general que "(...) se ha verificado empíricamente, y lo sostiene la amplia mayoría de los informes recogidos por este cuerpo (Consejo Superior), que la actividad minera que se desarrolla a cielo abierto e implica la utilización de procedimientos químicos para la extracción de metales, daña severamente el ambiente y en consecuencia a los seres humanos y sus comunidades (...). Y en particular, que la mina Alumbrera provoca daños ambientales, entre otros, en las cuencas de varios ríos.

Sin embargo, ninguno de estos argumentos han podido ser validados por ningún estudio científico, necesario para acompañar las denuncias que hay en la Justicia, como resaltó la consiliaria docente Nelly Rueda (Facultad de Lenguas), al fundamentar su postura de aceptar los fondos de La Alumbrera.

"No hay ningún estudio validado científicamente y reconocido internacionalmente que sirva de insumo a un fiscal para actuar contra la minería a gran escala. Nuestra posición era aceptar los fondos, lo que iba a implicar que la universidad tuviera un compromiso, de seguimiento y evaluación, para conocer a ciencia cierta qué daño están haciendo estas mineras", dijo.

La consiliaria lamentó que ahora será el ciudadano común el que financiará los estudios de impacto ambiental de la mina La Alumbrera. "En los países desarrollados, cuando una empresa produce daño lo paga la empresa, no la sociedad. Desgraciadamente, aquí lo va a pagar la sociedad porque la UNC va a usar sus propios recursos para reparar los daños de la megaminería".

La sesión ayer fue copada por agrupaciones de izquierda y organizaciones ambientalistas, las que se hicieron sentir dentro del recinto.

En ese sentido, fueron muchos más los discursos que endulzaron los oídos de los presentes, que los que despertaron sus silbidos y reprobación. Incluso, varios consiliarios que estaban a favor de recibir los fondos prefirieron guardar silencio para no exponerse al "escrache ético".

Raúl Montenegro, el gran impulsor del rechazo a los fondos, estaba exultante ayer,y vaticinó que el compromiso asumido por una de las universidades grandes del país tendrá un gran impacto.

Comentá la nota