Tercer caso de accidentados en cerros en sólo cinco días

De los tres, en dos se usó helicóptero y fueron en Calingasta. El otro fue en el Tres Marías.
En la mañana de ayer, las lágrimas del alpinista Fabio Pereyra conmovieron a quienes lo vieron llegar en la terminal de ómnibus en el helicóptero provincial. El hombre, de 43 años, se fracturó un tobillo en el cordón montañoso Ansilta, en Calingasta, y no pudo bajar. Por eso lo trasladaron por aire para ser asistido en el Hospital Rawson. Anteriormente, el 10 de este mes, en el mismo departamento, se realizó otro rescate en ese helicóptero. Una turista belga, en la zona de Valle de Los Patos Sur, se cayó de un caballo y golpeó su espalda lo que la inmovilizó. El 11, la policía trasladó, para que le dieran asistencia médica, a un chico que se perdió y cayó entre los montes del cerro Tres Marías.

En el reciente caso, dos amigos apasionados por el alpinismo, Fabio junto a Ignacio Rodríguez Melanca, de 17 años, decidieron subir el martes pasado las sierras del cordón montañoso Ansilta. Según Gendarmería Nacional, los andinistas acamparon a unos 3000 metros a nivel del mar en una quebrada entre los picos 2 y 3. Escalaron unos 1000 metros más, y volvieron a la carpa.

Durante la siesta del miércoles, mientras corría un fuerte viento, Ignacio salió de la tienda de resguardo para preparar la comida. De repente, vió como un remolino arrancó las estacas que sostenían la carpa y la arrastró con Fabio dentro. Por los golpes en las piedras, este hombre se fracturó el tobillo derecho y tuvo un corte en la cabeza. Ignacio, lo abrigó, le puso azúcar en la herida par que cicatrice rápido, lo vendó y le entablilló su pie. Además, le dejó agua y comida. Luego, corrió 18 kilómetros sin para hasta que su celular captó señal.

En ese momento dio aviso de la situación a Gendarmería que pidió el helicóptero para el rescate. Al anochecer encuentraron al chico, pero por los fuertes vientos postergaron la búsqueda del hombre hasta primeras horas del jueves. A las 8:30 de ese día lograron rescatarlo y llevarlo a la ciudad para ser atendido.

El hombre tiene 20 años de experiencia en alpinismo e Ignacio 5. A pesar de la situación difícil que pasaron, ninguno se desesperó, dicen ellos, por conocer sobre primeros auxilios y estar preparados para afrontar situaciones similares.

Al momento de ingresar al nosocomio Fabio fue sedado por el gran dolor que decía sentir, pero se encontraba estable. Se espera que en 2 días sea operado de su tobillo para acomodarle los huesos.

Comentá la nota