Tenso retorno al diálogo por Honduras

En medio de rumores sobre su regreso al país, Zelaya dijo que el de hoy será el "último esfuerzo" por alcanzar una solución negociada
MANAGUA.- En medio de una jornada plagada de rumores sobre su inminente retorno a Honduras, lo que hizo temer un agravamiento del conflicto con consecuencias impredecibles, el presidente destituido, Manuel Zelaya, dijo ayer desde Managua que el diálogo previsto para hoy en Costa Rica será el "último esfuerzo" de negociación para resolver la crisis política en su país.

"Tengo esperanza de que estas 24 horas que vienen [por hoy] en el diálogo con la mediación de Costa Rica lleguemos a formar una solución", dijo el depuesto mandatario, al recordar que envió "un ultimátum" al gobierno de facto que vence este fin de semana. "Espero que Dios nos cubra y nos proteja en este último esfuerzo que se va a hacer este fin de semana" con la mediación del presidente costarricense, Oscar Arias, agregó durante la entrevista, difundida por Radio Nicaragua.

Aunque señaló que la alternativa diplomática es una opción "que siempre hay que tener abierta", también advirtió que "los pueblos tienen derecho a la insurrección cuando se violenta el Estado de Derecho".

Arias afirmó ayer que hoy realizará "varias propuestas", pero recalcó que "el restablecimiento del orden constitucional pasa por la restitución del presidente Zelaya".

"Vamos a ver si es posible que se pueda integrar un gobierno de reconciliación nacional [...]. Veremos si se puede hablar de una amnistía, y para quiénes, sobre delitos políticos", explicó Arias. Como parte de su propuesta, Zelaya debería renunciar a su proyecto de convocatoria a un referéndum para modificar la Constitución.

Por su parte, el mandatario de facto, Roberto Micheletti, afirmó que la mediación de Arias no fracasó todavía y que su gobierno va a "hacer todo el esfuerzo que se pueda para poder llegar a un entendimiento", sin que eso signifique el retorno de Zelaya a Honduras. Sobre un eventual gobierno de reconciliación nacional, Micheletti ya anticipó su rechazo. "Nosotros no aceptamos que ningún país tiene que imponernos absolutamente nada. Nosotros tenemos una posición y estaremos firmes y no cambiamos de ninguna manera", afirmó.

En tanto, el ministro de la Presidencia de Honduras, Rafael Pineda, dijo que Micheletti acepta la posibilidad de que haya un tercer presidente -que no sea ni él ni Zelaya- como alternativa para superar la crisis.

Regreso

La de hoy será la segunda ronda de diálogos en San José de Costa Rica después del golpe del 28 de junio en Honduras. La anterior reunión, el pasado 9, concluyó sin acuerdos.

En este contexto, Zelaya aseguró que prepara su retorno a Honduras, pero no reveló cómo ni cuándo lo hará. "Me estoy preparando para regresar y hacerles sentir vergüenza a estos militares", afirmó el presidente destituido, que el pasado 5 falló en su primer intento de volver al país.

La intención del depuesto gobernante de retornar a Honduras fue confirmada también por el presidente venezolano, Hugo Chávez, que anteayer pronosticaba como inminente el regreso de su aliado. "Zelaya dijo que en las próximas horas [de ayer] entra a Honduras. Pues nosotros estamos con Zelaya, hay que apoyarlo", dijo el mandatario venezolano durante una visita a Bolivia.

"Yo no sé si Zelaya va a aparecer públicamente en alguna ciudad de Honduras al frente del pueblo en una marcha, no sé. Esa decisión la va a tomar él, pero Zelaya ha demostrado que es un valiente y va a Honduras", añadió Chávez.

Sus comentarios aumentaron la presión sobre las negociaciones, así como la movilización de los sindicatos y los movimientos sociales en Honduras, que reanudaron ayer por segundo día consecutivo los bloqueos de rutas en todo el país y, en particular, en los accesos a Tegucigalpa. Los manifestantes interrumpieron la ruta que conecta a la capital con el norte de Honduras, y la vía entre San Pedro Sula y Puerto Cortés, el principal puerto comercial; lo mismo que una ruta en Santa Rosa de Copán, en el Noroeste, bloqueando el tránsito hacia El Salvador y Guatemala.

En Washington, el vocero adjunto del Departamento de Estado, Robert Wood, volvió a urgir a los países de América latina a apoyar el proceso de mediación de Arias y a evitar cualquier acción que contribuya a aumentar las tensiones. (ver aparte)

En La Habana, el ex presidente cubano Fidel Castro afirmó en un artículo publicado ayer que "la idea de promover una gestión de paz a partir de Costa Rica surgió en las oficinas del Departamento de Estado [norteamericano], para contribuir a la consolidación del golpe".

"Lo que se pretende exigir al pueblo de Honduras [...] es la negación de todos los principios por los cuales lucharon todas las naciones de este hemisferio", añadió Castro.

En tanto, el presidente de Nicaragua y aliado de Zelaya, Daniel Ortega, afirmó que hay movimientos de tropas hondureñas hacia la frontera de Nicaragua, lo cual fue negado por Micheletti y por las fuerzas armadas hondureñas. (ver aparte)

En declaraciones a una radio colombiana, Micheletti advirtió que el ejército y la policía "están preparados para repeler" cualquier intento de intervención extranjera. Agregó que hay países que están "infiltrando a gran cantidad de gente" para cometer "actos guerrilleros" en Honduras, y mencionó la detención de "56 nicaragüenses", sin dar más detalles.

Agencias AP, AFP, EFE, ANSA y DPA

Dura acusación de un diario a Caracas

* TEGUCIGALPA (ANSA).- El diario El Heraldo, de Honduras, que apoya al régimen de facto que tomó el poder el 28 de junio, dijo ayer en su sitio online que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, "planea fabricar una masacre" en el país. "Los planes del presidente venezolano y ex militar golpista Hugo Chávez de fabricar una masacre en el país y generar caos y anarquía son reales, según advirtieron ayer miembros de la policía, fuerzas armadas y comisionado de derechos humanos", dice la publicación. El diario, además, acusa a Chávez de ser "ideólogo" del Plan Caracas para generar destrozos en el país.

Comentá la nota