Tenso escenario salarial en la Provincia

Saavedra, Chascomús, 9 de Julio, General Pueyrredon, Punta Alta, Bolívar, Tandil, Junín y Cañuelas, son algunas de las localidades que ya aventuran conflictos por los sueldos de los municipales. Es que en medio de un escenario complejo por la crisis internacional y la fuerte sequía que golpea a la provincia de Buenos Aires, y los menores ingresos que perciben desde 2009 las Provincias por la reducción de la Coparticipación y que repercute en las arcas municipales, diversas comunas del interior atraviesan horas de conflicto por el salario de sus empleados.

La puja entre gobiernos y sindicatos está despertando, a la espera de las paritarias nacionales que definan el ajuste salarial que percibirán los trabajadors del estado. Mientras los jefes comunales describen un panorama difícil para el año y cuentas en rojo, desde el sector gremial sostienen que los salarios están atrasados y reclaman subas de entre 15 y 40%.

"Todavía no iniciamos negociaciones, estamos esperando la paritaria nacional, pero pediremos una recomposición salarial que supere, al menos, el 15%" expresó el secretario de prensa del Sindicato de Trabajadores Municipales de Mar del Plata, Hugo Poli, a DIARIOHOY.NET. El STM debió realizar sucesivas medidas de fuerza y retenciones de tareas hasta que el intendente Gustavo Pulti concretó el aumento.

"Venimos de una recomposición del 40% más un 21% que nos otorgaron escalonado el año pasado, y a fin de año avisamos al Ejecutivo que les pediríamos un nuevo aument en 2009: el que avisa no traiciona" manifestó en tal sentido. En esta ciudad, el año pasado el STM.

En el caso de Pigué, desde el jueves los municipales están realizando retención de tareas, brindando solamente los servicios mínimos y necesarios. La propuesta oficial contempla una suba en tres cuotas de 8% (febrero-junio-septiembre), mientras que los trabajadores reclaman un 40%.

En 9 de Julio, desde diciembre hay montadas tres carpas frente al edificio comunal en reclamo de mejoras salariales. Si bien el gremio aceptó recientemente un aumento del 25%, anunciaron que seguirán adelante con el plan de lucha por los 1300 pesos de mínimo. Aunque el intendente Walter Battistella sostiene que “es imposible” llegar a esa suma debido a la caída en la coparticipación y a los menores recursos por el Inmobiliario Rural.

En Tandil, el sindicato anunció que en marzo elevarán formalmente un nuevo pedido de incremento salarial que se sustentará en los últimos incrementos en las tarifas y en la suba de las tasas municipales del 10% que dictaminó el intendente Miguel Lunghi.

En tanto, en Junín, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Osvaldo Rolla, anticipó que volverán a la carga desde marzo con el pedido al intendente radical cobista Mario Meoni para que aggiorne los salarios en un 40 %.

Otra ciudades en conflicto son Punta Alta y Cañuelas, donde los sindicatos están en conflicto porque no estar satisfechos con la oferta salarial propuesta por el Ejecutivo.

Comentá la nota