Tenso cruce entre efectivos policiales y trabajadores de UPCN en Desarrollo Social

El gremio aseguró que hubo heridos y realizó una denuncia en la Fiscalía. Reclama un aumento de 400 pesos. El ministro Pérez criticó la inflexibilidad y dijo que no hay fondos para incrementos.
El funcionario había enviado el pedido de aumento a Hacienda. Desde UPCN criticaron las dilaciones y el lunes retomarían las medidas.

Neuquén > Momentos de tensión y violencia se vivieron ayer en las puertas del Ministerio de Desarrollo Social cuando trabajadores del gremio UPCN que se disponían a ingresar al edificio, a primera hora de la mañana, se toparon con efectivos policiales que impidieron el acceso a las instalaciones. Como consecuencia de los incidentes, el secretario general de UPCN, Osvaldo Lorito, informó que seis empleados del gremio resultaron con lesiones en distintas partes del cuerpo, por lo que se abrió un expediente en la Fiscalía General de Estado con la denuncia penal formal por las agresiones recibidas.

Los afiliados a este sindicato reclaman desde hace poco más de 20 días un incremento salarial de $400 para alrededor de 900 personas que cumplen funciones dentro del ministerio.

Las últimas negociaciones mantenidas entre subsecretarios de la cartera y delegados de UPCN no arrojaron los resultados previstos por el gremio que, según manifestó su representante, "confiaba en el efectivo cumplimiento de la propuesta de un aumento para el sector que realizó días atrás el titular de la cartera -César Pérez-. Evidentemente mintió y nos traicionó, y por eso pedimos su renuncia".

Por su parte, Pérez argumentó que "se está buscando una salida, pero nos encontramos con gente que no escucha respuestas. Sólo puede haber aumento si hay partida presupuestaria para poder hacerlo. De lo contrario, no se puede", indicó. Al tiempo que aclaró que "en el acta donde autoricé los $400, puse que me comprometía a gestionar en Hacienda un cargo específico. Sin embargo para esto se necesita trasladar dinero que quede de otra partida y no creo que sea posible, teniendo en cuenta que la ministra Esther Ruiz ya sostuvo que no hay fondos".

Medida cautelar

Tras realizar la denuncia penal en la Fiscalía por los hechos ocurridos, los delegados también solicitaron una medida cautelar, "a los efectos de garantizar a los empleados las medidas de seguridad necesarias para hacer uso de sus derechos". Lorito relató que "al intentar ingresar a la sede del ministerio (ayer a las 7.30) había dos personas puestas por Pérez, que se encargaban de identificar quienes estaban con medidas de fuerza para negarles su acceso".

Agregó que "esta situación generó mucho malestar entre los trabajadores que en medio de la discusión sufrieron fisuras de tobillo, golpes en los brazos y en diferentes partes del cuerpo por parte de la UESPO".

Por la tarde, el subsecretario de Gestión Social y Desarrollo, Ricardo Rojas y su par de Familia, Niñez y Adolescencia, Azucena Olmos, mantuvieron un diálogo con el cuerpo de delegados y propusieron a los trabajadores gestionar una reunión con Ruiz, para gestionar el incremento. La oferta fue rechazada en asamblea y se adelantó que el lunes a media mañana decidirán las medidas a seguir.

Pedirán juicio político para Pérez

Neuquén > El secretario general de UPCN, Osvaldo Lorito, adelantó que en los próximos días enviará a la Legislatura un pedido de juicio político al ministro Pérez "como consecuencia de la incapacidad que demostró tener como funcionario público al frente de la cartera de Desarrollo Social a lo largo de su gestión".

Además aseguró que enviará una nota a la Secretaría de Trabajo por los violentos incidentes acaecidos ayer cuando empleados del sector, afiliados al gremio, se disponían a ingresar a sus puestos de trabajo y fueron detenidos por efectivos policiales en las puertas de la sede del Ministerio de Desarrollo Social.

Lorito sostuvo que "el único responsable de haber llegado a esta situación es Pérez porque fue él en todo caso quien cometió un error al otorgar un incremento a sólo 600 empleados, en una planta donde trabajan más de 1.800 personas, con salarios que no se actualizan desde hace casi seis años. Las cosas se podrían haber resuelto de otra manera. Sin embargo, ahora lo único que está buscando es dilatar las cosas y hacernos responsables a nosotros de un conflicto que no supo resolver como debía ser".

Comentá la nota