Tensión en la municipalidad por diferencias entre sindicatos

El gremio ATE, que nuclea a empleados municipales de Resistencia, decidió suspender la asamblea que debía realizar ayer en horas de la mañana en el patio del municipio, para reclamar mejoras salariales, por temor a que se produjeran hechos de violencia. Así lo señalaron dirigentes de ese sector, luego de denunciar que dirigentes del Sindicato Municipal ocuparon el patio para impedir que se haga la asamblea.
Por su parte, el titular del Sindicato Municipal, Jacinto Sampayo, cuestionó la representación de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) dentro del municipio, aunque dijo que no tenía problemas en que ocuparan el patio para hacer la asamblea, siempre y cuando primero solicitaran autorización.

El secretario general de Protejer-ATE, Armando Benítez, explicó a su vez que desde el Sindicato de Trabajadores Municipales de Resistencia se impidió que se realice la asamblea donde debía tratarse un reclamo de mejoras salariales.

"Nos dijeron que no podíamos utilizar el patio", dijo Armando Benítez, a la par que responsabilizó a la intendenta y al STM por los incidentes que podían ocurrir.

ATE había convocado a una asamblea a las 10, pero 15 minutos antes el patio municipal fue ocupado por dirigentes del STM. "Esto fue una maniobra. Consideramos prudente suspender la asamblea ante la presencia de gente que, incluso, no es de la municipalidad", dijo Benítez.

"No queremos que se produzca un episodio como el de la peatonal en el patio de la municipalidad, y más con la experiencia reciente que vivió Carmen López (empleada jornalizada que el año pasado reclamó el pase a planta con una carpa frente al municipio), que recibió amenazas, en un colectivo y en un remís, cuando iba a su trabajo", añadió.

Ayer, el abogado de López dijo que habían solicitado a un fiscal que indague a los profesionales que participaron de la junta médica municipal que declaró incapaz a la empleada para seguir trabajando, mientras que por otro lado una junta médica del Insssep la declaró con capacidad para seguir ejerciendo sus tareas. Carmen López, a su vez, responsabilizó a la intendente Aída Ayala y a las autoridades del STM por lo que le pudiera ocurrir.

En relación a la suspensión de la asamblea, el delegado de ATE, Héctor Carrica, dijo que "es una muestra más de la intolerancia, de la falta de libertad sindical. Esto profundiza una situación que hay en el municipio de no querer que haya democracia. Esta gente expresa el más profundo sentido antidemocrático. Hay una zona liberada. Hay ausencia de las autoridades".

"Esto atenta contra la democracia y las libertades esenciales de los ciudadanos. Es una vergüenza que la intolerancia, la patota, gane espacio en el municipio. Los ciudadanos no queremos esto. Hacemos responsables a las autoridades provinciales y del municipio por lo que pueda ocurrir", dijo.

Comentá la nota