Tensión en Medio Oriente: vuelven los enfrentamientos entre Líbano e Israel

Tensión en Medio Oriente: vuelven los enfrentamientos entre Líbano e Israel
Israel disparó ocho obuses contra el sur de Líbano después de que un cohete lanzado desde territorio libanés impactara en su suelo, en un intercambio de fuego fronterizo en el que el Hezbolá chiita dijo no estar implicado.
La radio pública israelí anunció que una mujer resultó herida de levedad cerca de la ciudad de Maalot, situada junto a la frontera libanesa, al estallar un cohete lanzado desde el vecino Líbano. Del lado libanés no se dio parte de ninguna víctima.

Un portavoz del movimiento chiita libanés Hezbolá dijo "no tener nada que ver" con ese disparo contra Israel.

El primer ministro libanés Fuad Siniora condenó por su lado el intercambio de fuego.

"El ejército israelí considera esto como un incidente grave y cree que es responsabilidad del gobierno libanés y del ejército prevenir estos disparos de cohetes", dijo por su parte un portavoz militar de Israel.

Un portavoz de las fuerzas libanesas dijo que Israel disparó ocho obuses de artillería, después de que dos cohetes fueran lanzados desde Líbano contra el Estado hebreo.

"Dos cohetes fueron lanzados desde Líbano. Uno cayó en territorio libanés. El otro cruzó la frontera" con Israel, dijo el portavoz libanés, que añadió que las fuerzas de su país y la Fuerza Interina de la ONU en Líbano (FINUL) encontraron las plataformas de lanzamiento.

"Los obuses israelíes son una violación inaceptable e injustificada de la soberanía libanesa", dijo mientras Siniora en un comunicado.

"Los cohetes disparados desde Líbano amenazan la seguridad y la estabilidad" del sur del país, añadió Siniora, que tachó el incidente de "acto inaceptable y condenable".

Los cohetes fueron disparados desde un campo de limones en los alrededores del pueblo de Henniye, en la región de Qlailé, a unos 10 km de la frontera israelí.

La zona está controlada por Hezbolá y su aliado chiita, el partido Amal.

En Líbano, habitantes asustados estaban huyendo de la zona fronteriza con Israel.

"Mi nieta de seis años estaba aterrorizada", explicó Hassan Faqih, de 49 años, camino de la cercana ciudad costera de Tiro con su mujer y sus dos hijos. "Nos quedaremos en Tiro si esto va en aumento", añadió.

En enero, varios cohetes fueron lanzados en dos ocasiones desde Líbano contra el norte de Israel, unos ataques que hicieron subir la tensión a ambos lados de la frontera y suscitaron temores de que se extendiera allí el conflicto abierto al mismo tiempo en la franja de Gaza.

Hezbolá, que forma parte del gobierno libanés, negó entonces estar implicado en esos disparos.

El movimiento chiita libró una devastadora guerra de 34 días contra Israel en 2006, que se saldó con más de 1.200 libaneses muertos, en su mayoría civiles.

Durante el conflicto, Hezbolá disparó más de 4.000 cohetes contra Israel.

Comentá la nota