Tensión por las listas en el conurbano

Tensión por las listas en el conurbano
Los intendentes del PJ dicen que aceptarían postularse sólo si les dejan manejar las nóminas de sus municipios; rechazo a piqueteros
Cuando faltan cuatro días para el cierre de las listas, las negociaciones para elegir quiénes serán los candidatos kirchneristas generan tensión y recelo en la región que definirá el futuro del proyecto político de Néstor Kirchner: el conurbano bonaerense.

Por estas horas, varios caciques bonaerenses empiezan a ponerle condiciones al líder del PJ. Temerosos de su suerte en las urnas, idean en reserva una estrategia común para garantizar sus liderazgos locales y acotar el personalismo de Kirchner para digitar las nóminas.

"A cambio de ser candidato testimonial, quiero la lapicera de la lista distrital", insistía ayer un influyente intendente del conurbano entre sus colaboradores. Resumió en una frase la primera condición de muchos caciques: que el jefe peronista relegue intereses en los municipios si pretende que se postulen. Por primera vez en seis años los jefes territoriales sienten que pueden negociar. Y pretenden aprovecharlo.

Por eso, harán saber también que no quieren que haya ni una "colectora". Buscan impedir que Kirchner habilite otras listas que lo respalden como diputado aunque compitan contra los caciques.

A pesar de esta batalla política, el gobernador Daniel Scioli aseguró ayer que ya había 40 intendentes -20 del conurbano- que se habían comprometido a ser candidatos. Eso sí: no dio precisiones.

No a D´Elía

Tampoco están dispuestos a aceptar "transversales" ni piqueteros. Por algo las listas ahora se presentarán como Frente Justicialista para la Victoria. Una forma de "peronizar", definitivamente, al ex presidente.

Esa exigencia pone en aprietos a Kirchner con algunos de sus fieles. Un ejemplo: Luis D´Elía. El líder social hizo público su enojo por no tener lugares en las listas y hasta ayer no había conseguido respuesta.

Sabe que sus principales detractores son los intendentes del PJ ("Para nosotros, D´Elía no existe", dijo ayer uno de ellos a LA NACION). Por eso presiona: quiere comprometer al ex presidente, que hasta ahora no confirmó que lo vaya a recibir. Hoy, a las 10, D´Elía anunciará una movilización. Mañana recorrerá la Capital con su gente, de Liniers a Plaza de Mayo. Dice que es para "apoyar al Gobierno", pero esconde un reclamo.

Los caciques también presionan. Y le tienen desconfianza a Kirchner. Por eso, varios esperarán a último momento para confirmar sus candidaturas testimoniales. Antes quieren asegurarse de tener el dominio completo de las listas provinciales y municipales.

Anteayer, en una reunión del PJ bonaerense, el vicegobernador, Alberto Balestrini, aseguró que Kirchner armará la lista de diputados nacionales, pero que las boletas bonaerenses las diseñarán los consejeros con los intendentes.

Hasta ayer, sin embargo, eso no estaba garantizado. Es más: un grupo de jefes comunales de la primera sección (norte del conurbano) se quejaba por supuestas "intromisiones" del ministro del Interior, Florencio Randazzo, que pretende habilitar "colectoras" y nominar candidatos. En esa región se concentra parte de los intendentes que dudan acerca de la conveniencia de postularse.

No es el caso de la tercera sección electoral, al sur del conurbano. Allí hay condicionamientos, pero casi todos "jugarán". Kirchner intentará hacerse fuerte con ellos. Son más de una decena. Entre otros, competirán Juan José Mussi (Berazategui), Francisco Gutiérrez (Quilmes) y Julio Pereyra (Florencio Varela). Pereyra ayer presionó: "No habrá castigo para nadie. Pero los intendentes tienen que reconocer el apoyo provincial y nacional".

Lo mismo repiten Kirchner en Olivos y el gobernador Daniel Scioli en La Plata. Ambos mandan llamar a intendentes y piden explicaciones. Estos días redoblarán su esfuerzo, con encuestas y el detalle de las obras públicas en la mano. Intentarán así revertir las resistencias de líderes municipales como Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Raúl Othacehé (Merlo), Fernando Gray (Esteban Echeverría) o Darío Giustozzi (Almirante Brown). Tienen tiempo hasta el sábado a la medianoche

Comentá la nota